¿Cómo te fue en 2018? Haz una revisión de fin de año de tu vida y de tus finanzas personales

ImgWebsite-EF-1218

El final de un año representa una muy buena oportunidad para hacer un alto en el camino y hacer un recuento de lo que hicimos, de lo que logramos y de lo que nos quedó por hacer. También vale la pena darnos cuenta de en qué nos equivocamos, para poder aprender de nuestros errores y no repetirlos en el futuro.

Es importante hacerlo en todos los aspectos de nuestra vida, incluyendo desde luego, el financiero. Porque muchas de las cosas que seguramente queremos lograr en nuestra vida, de los objetivos que tenemos, requieren dinero. Las finanzas personales nos dan herramientas para que podamos alcanzarlos. Por eso son importantes.

Entonces, tenemos que hacernos preguntas que nos permitan saber si vamos por el camino correcto. Hay que empezar, así, por el principio:

 

¿Cuáles son tus metas importantes y qué tan lejos estás de ellas?

Cada uno de nosotros queremos lograr cosas distintas. A algunos les encanta la tecnología, otros prefieren viajar o quieres comprarte un coche.

Sin embargo hay una meta financiera importante que es común, porque todos tarde o temprano llegaremos a ese momento: el retiro. Tenemos que pensar de qué vamos a vivir cuando ya no tengamos la posibilidad de trabajar (o ya no tengamos ni las fuerzas ni las ganas para hacerlo).

En general, las personas se retiran a los 65 años. A esta edad es probable que podamos vivir durante muchos años más, posiblemente 20 años adicionales. ¿Te has puesto a pensar cuánto necesitarías ahorrar para conservar tu nivel de vida? ¿Cuánto podrás acumular a través de tu Afore? ¿Cuánto necesitarías ahorrar de manera adicional si empiezas hoy? La respuesta muy probablemente te sorprenda.

El retiro es la meta financiera más importante, pero también es la de más largo plazo y por lo mismo, la que más gente pospone. Tendemos a privilegiar las cosas que son más inmediatas y alcanzables, como por ejemplo cambiar el coche, o hacer un viaje. Casi todas las personas se arrepienten de no haber empezado antes: el retiro debería ser una prioridad en tus metas.

Es importante tener claras nuestras metas de vida y trabajar para alcanzarlas. No siempre se pueden hacer todas al mismo tiempo, por eso debemos priorizarlas y no perder el enfoque.

 

¿Cómo ha evolucionado tu situación financiera?

Uno debe calcular su patrimonio periódicamente, para ver su evolución. ¿Ha crecido o disminuido? ¿Han bajado tus deudas? ¿Han crecido tus inversiones?

Hacerlo es muy sencillo, basta con entrar a los portales de las distintas instituciones financieras donde tenemos cuentas y copiamos los saldos. Lleva unos cuantos minutos.

Por un lado, listamos lo que tenemos (cuentas de nómina, inversiones, valor de la casa), por el otro los montos totales que debemos (tarjetas de crédito, préstamos de nómina, hipoteca). La diferencia entre ambos es el valor de nuestro patrimonio.

Se puede hacer cada mes o trimestre en una hoja de cálculo para ir comparando. Incluso existen aplicaciones de finanzas personales que nos lo calculan de manera automática (registras tus ingresos y gastos, concilias tus saldos cada mes). Esto nos puede decir muchas cosas sobre la manera como va cambiando nuestra situación financiera y ayudarnos a corregir, en dado caso, el rumbo.

Nuestra vida evoluciona y nuestras necesidades cambian. Por ello el fin de año suele ser buen momento también para revisar tus metas y cómo estuvieron tus finanzas personales para asegurar que 2019 empiece sin deudas.

 

 
Compartir: