Sólo dos de cada 10 mexicanos planean un presupuesto familiar

presupuesto-familiar

 
Compartir:

 

Sólo 20 por ciento de la población adulta del país, unos 14 millones, lleva un registro puntual de sus gastos, a pesar de los beneficios que tiene desarrollar un presupuesto familiar, señaló Principal Financial Group.

La institución financiera destacó que llevar un presupuesto permite tener un mayor control de los gastos a corto, mediano y largo plazo, ayuda a prevenir imprevistos, y hace posible que las familias conozcan su capacidad de ahorro.

Además, pueden anticipar ingresos extras a lo largo del año que destinarían a sanear su cartera, y, lo más importante, disminuye las posibilidades de poner en riesgo el patrimonio familiar.

Ante el próximo inicio de año, el director de Servicios Especializados para el Retiro de Principal Financial Group, Alan Gómez, brindó cinco recomendaciones para desarrollar un presupuesto familiar en 2016.

Lo primero para planificar el presupuesto, subrayó, es “dar el primer paso”, para lo cual hay que platicarlo con la familia, y después establecer los ingresos que esperan obtener a lo largo del año, incluyendo, de ser posible, las percepciones extras por prestaciones o bonos.

Para ello, agregó, deberán enlistar los gastos fijos, como el pago de luz, teléfono, colegiaturas, renta, créditos ya adquiridos, etcétera y, posteriormente, deberán establecer los gastos variables, como el servicio de televisión de paga, gastos de entretenimiento, gimnasio, celular, entre otros.

“Todo lo anterior les permitirá tener un amplio panorama de la cantidad de dinero que la familia percibirá y gastará durante el año, así como la cantidad que les sobrará”, expresó Gómez.

El segundo consejo es establecer metas familiares de ahorro a mediano y largo plazo dentro del presupuesto, para lo cual hay que incluir en el rubro de “gastos fijos” un porcentaje dedicado al ahorro, estableciendo el objetivo y plazo de la cantidad que se ahorrará.

Por ejemplo, añadió, si en la familia hay hijos pequeños, sería conveniente que papá y mamá comiencen a ahorrar para el momento en que sus hijos vayan a la universidad; otro rubro de peso importante es el ahorro para el retiro, lo cual implica pensar en el largo plazo.

Subrayó que la cantidad destinada a incrementar el ahorro para el retiro, puede ser invertida en instrumentos que generen rendimientos, para lo cual es conveniente acercarse a un asesor financiero, y paralelamente pueden hacerse aportaciones voluntarias en la Administradora de Fondos para el Retiro (Afore).

El directivo de Principal Financial Group señaló que una vez establecido el panorama general de los ingresos y egresos familiares para 2016, será momento de pensar en los imprevistos, como una reparación urgente en la casa o el pago del deducible de un seguro, por ejemplo.

Indicó que como un imprevisto sucede en cualquier momento, es recomendable disponer de un porcentaje del dinero sobrante del presupuesto de ingresos y egresos, es decir, tener liquidez de inmediato; además, la cantidad que se destine al rubro de imprevistos irá incrementando conforme van pasando los meses.

Resaltó que si el dinero destinado a “emergencias” no se utilizó al final del año, no hay que gastarlo sino invertirlo en un instrumento que permita sacarlo inmediatamente por si se llega a requerir, y comenzar el próximo año de cero en el rubro de ahorro para imprevistos.

“Este ahorro (para imprevistos), así como el destinado a tu retiro, deben ser constantes. Un ahorro del 10 por ciento para cada uno de ellos es lo recomendable”, sugirió Gómez.

Mencionó que también es posible utilizar algún tipo de crédito para hacer gastos que no estaban dentro del presupuesto, haciendo una revisión y ajuste del mismo, e incluir dentro del rubro de “gastos fijos” a lo largo del plazo del crédito el monto de los pagos mensuales.

Precisó que dentro de las adecuaciones presupuestales es posible reducir algunos de los gastos variables para dedicarlos al pago del crédito, pero hay que hacer énfasis en no reducir o modificar las cantidades dedicadas al ahorro a mediano y largo plazo así como aquella cantidad dedicada a los imprevistos y al retiro.

El especialista de Principal Financial Group comentó que también existen planes que son importantes para toda familia y deben ser considerados en un presupuesto anual, como las vacaciones, la fiesta de XV años o la remodelación de la casa, entre otros.

De esta manera podrán identificar el mejor momento del año para llevar a cabo sus metas, de forma presupuestada, con tranquilidad y sin comprometer su estabilidad financiera para el resto del año, añadió.

Subrayó que los gastos para estos planes familiares no deben ser tomados de otros rubros, como el ahorro para imprevistos o el retiro de papá y mamá, sino que deben ser considerados como un gasto fijo adicional, adaptados a las metas durante 2016 y a las que se tengan en años subsecuentes.

“Realizar la planeación del presupuesto anual familiar traerá para ti y tu familia grandes beneficios: no sólo los unirá como familia, sino que les permitirá inculcar la cultura del ahorro en los hijos, evitará que se ponga en riesgo el patrimonio familiar por gastos excesivos y ayudará a materializar sus sueños y planes en el corto, mediano y largo plazo”, destacó Gómez.

 

Compartir: