Recomendaciones para hacer rendir tu aguinaldo

recomendaciones-rendir-aguinaldo

 
Compartir:

 

Evita el sentimiento de abundancia y sácale mayor provecho

A María le cayó el aguinaldo y a unos pocos días, ya había renovado guardarropa, se había comprado zapatos y varias bolsas porque aprovechó el “compre ahora y pague en febrero” de una tienda departamental.

Lo que ella no leyó ni entendió bien fueron las condiciones de la promoción: se trataba de comenzar a pagar en febrero y a ciertos pagos fijos, pero con intereses.

Así que para cuando llegó ese mes su deuda ya había crecido (porque le cobraron los intereses de enero) sin que lo hubiera previsto. 

Ese año María no ahorró, ni invirtió, ni hizo otra cosa que preocuparse por la deuda que había crecido sin que se diera cuenta. 

El nombre está cambiado pero el caso es real y demuestra que la falta de planeación financiera nunca es una buena consejera a escuchar en estas fechas. 

Desgraciadamente, pareciera ser una constante en el hábito de gasto de nuestro país. Según un ejercicio realizado por la agencia de investigación de mercados TNS, el aguinaldo primero se irá a regalos, ropa y calzado. El pago de deudas será la tercera prioridad. 

YA MERO

Justamente esta prestación está a punto de llegar (el 20 de diciembre es la fecha límite) y antes de tener ese dinero en las manos, es necesario reflexionar al respecto. 

Las maneras de gastarla pueden ser muchas pero, por menos divertido que suene, tienes que pensar en ahorrar al menos 30% de esta cantidad que se recibe a fines de año, coinciden los especialistas.

“Es mandar un dinero al futuro; de hecho, mientras más dinero puedas ahorrar, no vas a sufrir la ‘cuesta de enero’”, explica Sonia Sánchez, especialista en finanzas personales y autora de ‘Diario de una oveja financiera’.

De lo que se trata es evitar la gratificación instantánea, es decir, de sentir que en cuanto cae el aguinaldo vivimos una abundancia y es momento para comenzar a disfrutarlo. 

Este 30% que ahorraste puedes destinarlo para invertirlo o ahorrarlo o, incluso, ponerle un plazo a corto término como el pago de los útiles para los niños.

Aquí el punto es que seas tú el que decida qué va a suceder con ese dinero, no que lo gastes sin pensar y luego te ‘estés tronando los dedos’ porque te excediste en los gastos decembrinos. “Siempre es mejor tener un guardadito, aunque no sepas en qué lo vas a usar, a no tenerlo. Cuando ya tienes ese dinero ahorrado, ya te sientes mejor gastando ahorita”, explica la especialista.

HAZ UNA LISTA

¿Cómo hacer que la ‘cuesta de enero’ nunca llegue? Si nos mentalizáramos a gastar en diciembre lo que gastamos en octubre, seguramente podríamos evitarla, explica Sonia.

Alan Gómez, director de retención de Principal Financial Group, explica que esta situación (la ‘cuesta de enero’) es ocasionada por la falta de planeación durante diciembre. “La mayor recomendación para unas finanzas personales sanas tiene que ver con hacer un presupuesto y comenzar a escribir lo que se va a gastar”, explica. 

Recomienda hacer una lista con dos columnas: en una escribir los gastos verdaderamente necesarios y del otro los que te gustaría hacer. Primero se debe iniciar a gastar en lo esencial y luego, continuar con lo demás.

El otro 30% de este dinero que cae a final de año es recomendable que lo uses en pagar deudas. La encuesta de temas financieros de Scotiabank señala justo que la mayoría tiene intenciones de usar el aguinaldo para pagar deudas (44%). 

Tampoco se trata de sufrir. “No se trata de ser un ‘grinch’ sino de tener un balance”, explica Sonia, también es necesario disfrutar lo que ganamos. 

GUARDADITO

30% del aguinaldo es lo mínimo que se debe ahorrar según consejos de especialistas financieros.

Recomendación: Elaborar un presupuesto, sobre todo cuando tienes ingresos extras, te ayudará a tener el control de tu dinero.

Pon en una balanza las compras antes de realizarlas. Reflexiona si realmente necesitas adquirir productos: zapatos, la bolsa de moda o el aparato tecnológico más reciente.

Recuerda que la tarjeta de crédito no es dinero extra. Evita cubrir gastos del día a día como comidas fuera, por ejemplo, porque si no te comerán los gastos.

Compra los regalos a tiempo porque suben de precio conforme la Navidad se acerca. (Fuente: Condusef)

"Aunque sepamos que es temporal, cuando tenemos dinero, nos confiamos. El switch de la escasez en el cerebro se apaga y sentimos que vamos a tener esta abundancia todo el tiempo”, Sonia Sánchez Especialista en finanzas personales.

 

Compartir: