Principal: "Fortaleza del consumo pero debilidad en la inversión y la producción"

valentin-carril

 
Compartir:

En los EEUU, la principal economía mundial, el crecimiento en doce meses sigue muy estable. En efecto, las tres mediciones del primer trimestre de este año fueron de 2%; 2% y ahora 2.1%. Recordemos que el crecimiento fue de 2.4% en los dos años previos. Sin embargo hay cambios desfavorables dentro de la estructura de crecimiento en términos de lo que se puede esperar del crecimiento futuro. En efecto, el crecimiento de la inversión se ha ido reduciendo persistentemente, y en el primer trimestre bajó a apenas 0.3% desde 2.9% en el trimestre anterior. Por el lado positivo las exportaciones aumentaron un 1% vs una baja de 0.6% en el cuarto trimestre del año pasado. El consumo se mantiene creciendo a tasas similares a la del PIB, lo que es positivo a corto plazo pero implica que no hay una mejora en la tasa de ahorro nacional y por ende la capacidad de aumentar la inversión se ve limitada. En línea con esto, los datos más recientes siguen mostrando una diferencia clara entre el buen crecimiento del gasto y pobre evolución de la producción industrial. En efecto, las ventas minoristas aumentaron 0.5% secuencial en mayo luego de un muy buen abril, cuando aumentaron 1.3%. En términos anuales el crecimiento fue de 2.5%. La producción industrial sin embargo bajó.

0.4% en igual mes luego de haber crecido 0.6% en abril. Respecto del año anterior la producción de mayo fue 1.4% inferior. Por lo tanto para cuando se conozca el crecimiento del segundo trimestre del presente año se puede esperar una situación similar, fortaleza del consumo pero debilidad en la inversión y la producción. La confianza del consumidor tuvo un salto desde 92.4 en mayo a 98 en junio, impulsado de manera pareja por la visión de la situación actual y las expectativas del futuro. Se esperaba un alza, pero sólo hasta 93.4. La cifra ya bordea una expectativa neutral de 100 puntos. Esto es compatible con la evolución del consumo.

Pese a la fortaleza del consumo la inflación de acuerdo al IPC se mantiene en los rangos recientes, con una leve baja desde 1.1% en abril a 1% en mayo mientras que el IPC subyacente aumentó desde 2.1% a 2.2%. En cuanto a inflación medida a través del PCE subyacente, ésta se mantuvo en 1.6% por tercer mes consecutivo. Tanto la debilidad de la inversión como la estabilidad de la inflación subyacente por debajo de la meta de 2% sugieren que la Fed será muy cautelosa con el alza de su tasa de referencia, aumentado ahora por la incertidumbre en torno al Brexit.

En cuanto al mercado laboral, la creación de empleos del mes junio estuvo muy por sobre lo esperado al llegar a 287 mil comparado con un estimado de 180 mil; por lo que pese a la leve corrección bajista del dato de mayo se verifica un mercado más fuerte que lo esperado. Adicionalmente el salario promedio por hora creció un 2.6% anual cuando se esperaba un alza de 2.7% pero igualmente por sobre el 2.5% previo. Esta cifra es la más importante en estos momentos ya que es un indicador de lo fuerte que está el mercado laboral y asimismo un indicador de potenciales presiones de alza de inflación por costos, algo que ha estado ausente en los EEUU desde la crisis de 2008. Finalmente la tasa de desempleo subió desde 4.7% a 4.9%, levemente por sobre el 4.8% esperado. Esto no modifica de manera importante la noción de que el mercado laboral se mantiene fuerte. Lo anterior implica que la probabilidad de un alza de tasa de interés de referencia por parte del Fed durante el presente año vuelve a estar en la mira del mercado.

En Europa las cifras económicas fueron favorables. Por un lado el indicador de confianza del consumidor se mantuvo en el rango optimista, al marcar 104.4 en junio, muy similar al 104.6 de mayo. Sin embargo habrá que ver si el Brexit provoca una baja relevante en julio. La inflación aumentó desde -0.1% en mayo a 0.1% en junio de acuerdo al indicador flash de Eurostat, y la inflación subyacente subió desde 0.8% a 1%. Ambos estuvieron una décima por sobre lo esperado. Con esto se aleja nuevamente el temor a una deflación. La tasa de desempleo bajó a 11.1% en mayo desde 11.2% en abril; en particular la tasa bajó del 20% en España por primera vez desde la crisis, al marcar 19.8%. Finalmente el superávit de la cuenta corriente tanto de la comunidad como de la zona Euro siguen mostrando que esas economías son en promedio muy competitivas y de hecho no se aprecia ningún país con un déficit que podría considerarse complejo. El superávit creció desde EUR 27.7 mil millones en abril pasado a EUR 36.2 mil millones en abril del presente año en la zona Euro, también por encima de los EUR 26.3 mil millones de marzo recién pasado.

En España nuevamente las elecciones no entregaron una mayoría sólida a ningún partido ni coalición que permita formar gobierno. Si uno se forma es posible que sea o bien de minoría o bien formado por partidos con diferentes visiones de las políticas apropiadas para el país, lo que mantiene la incertidumbre pese a lo cual la economía sigue creciendo rápidamente dentro del contexto Europeo y como se mencionaba más arriba, logrando una reducción en su desempleo.

El Brexit gatilló sin embargo una baja de clasificación de riesgo en el Reino Unido, desde AAA a AA con perspectiva negativa por parte de S&P y de AA+ a AA también con perspectiva negativa por parte de Fitch. Esto está provocando consecuencias adicionales, como la rebaja de clasificación de riesgo de los bancos del Reino Unido.

Economía Global - JULIO 2016

Reporte económico mensual - Economía Global

Por: Valentín Carril, Economista en Jefe para Latinoamérica en Principal International de Principal Financial Group

 

Compartir: