¿Por qué es importante tener un fondo para emergencias?

fondo-de-emergencia

En la vida siempre suceden cosas imprevistas. Por ejemplo: el auto se descompone y resulta ser una reparación mayor. Algún percance de salud que afecte nuestra rutina. Una fuga de gas en casa que se tiene que reparar de inmediato. Se rompe una tubería. O bien, perdemos el empleo porque la empresa realiza un súbito recorte de personal.

Hay tantas y tantas cosas que pueden suceder, que podríamos decir que las emergencias o eventos imprevistos que no se pueden planear, suceden de manera cotidiana. De hecho, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, el 30% de las personas respondieron que en el último año tuvieron que gastar sus ahorros en una emergencia1

Las emergencias son, por lo tanto, parte de la vida. Algunas, además, pueden costar bastante dinero. Por eso es importante tener un fondo para emergencias, que nos brinde la capacidad para salir adelante, sin problemas y sin tener que recurrir al ahorro.

De lo contrario, cuando éstas se presentan, nos causan un desequilibrio financiero. Muchas personas se ven obligadas, entonces, a recurrir a deudas2, deteriorando aún más su situación.

 

3 beneficios de tener un fondo para emergencias

Además de la estabilidad financiera, el tener una reserva de efectivo para emergencias nos brinda muchos otros beneficios. Aquí mencionamos sólo tres:

  1. Nos da tranquilidad, la cual es sumamente importante. De acuerdo a una encuesta de la Asociación Americana de Psicología, para el 64% de los adultos el dinero, las preocupaciones financieras, representan una fuente muy significativa de estrés3
  1. Nos protege de tomar malas decisiones, como por ejemplo tomar un crédito a tasas altísimas, endeudarnos más allá de nuestras posibilidades o aceptar el primer empleo que nos ofrezcan, mal pagado, sólo porque no tenemos otra opción.
  1. Nos permite alcanzar nuestras otras metas financieras importantes, como el retiro o aquél viaje para el cuál estábamos ahorrando desde hace tiempo, al no tener que destinar recursos de las mismas para atender un imprevisto.

 Ahora bien, un fondo para emergencias es para cosas impredecibles. No para sufragar gastos irregulares. Por ejemplo: la Navidad no es una emergencia, siempre ocurre en diciembre y podemos planearla. Lo mismo con otros gastos como vacaciones, predial, regreso a clases entre muchos otros gastos que no ocurren cada mes, pero deben formar parte de nuestro presupuesto.

 

¿De qué tamaño debe ser nuestro fondo para emergencias?

Depende de nuestra situación particular, sin embargo, prácticamente todos los expertos coinciden: entre tres y seis meses de gasto (no de ingreso, sino del dinero que se gasta en la casa, en promedio, cada mes). La buena noticia es que se puede ir construyendo poco a poco. Dave Ramsey2, por ejemplo, recomienda contar con un pequeño colchón para iniciar, que pueda cubrir las cosas más frecuentes (por ejemplo, el deducible de nuestro seguro de auto o el de gastos médicos). Y contribuir a él cada mes hasta alcanzar nuestra meta.

 

¿En dónde debemos mantenerlo?

Al ser dinero para emergencias, debe tener liquidez inmediata, pero a su vez debe estar separado de la cuenta en la cual manejamos nuestro dinero día a día, para que no podamos gastarlo. Idealmente debe generar rendimientos, pero con alta seguridad y sin sacrificar la liquidez. Un instrumento que te puede ayudar es nuestro fondo Principal Gubernamental, ya que está enfocado a resolver las necesidades de corto plazo, cuenta con liquidez inmediata e invierte en instrumentos de deuda emitidos por el Gobierno Federal.

Finalmente, no debemos olvidar que, si tenemos que hacer uso de nuestro fondo de emergencias, tendremos una nueva meta financiera: ahorrar para reestablecerlo en la medida de nuestras posibilidades. De manera tal que siempre esté ahí, completo y listo, por si lo necesitamos.

En Principal tenemos productos diseñados para ayudarte a planear. Acércate a uno de nuestros asesores y permítenos recomendarte la mejor manera de lograr tus objetivos.

Referencia
1 CNBV, Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 
2 Dave Ramsey, La Transformación Total de tu Dinero
3 American Psychological Association, Stress in America – Paying With Our Health

 
Compartir: