Pensiones del sector público, presión a finanzas públicas

Sistemas públicos de reparto

De no hacer cambios, el presupuesto que se destina a este rubro, será mayor al que se destina a educación, salud e inversión pública. En 2017 el gasto público destinado para el pago de pensiones representó 12.5% del PEF y 3.5% del PIB.

 Los sistemas de pensiones del sector público cada vez representan una mayor presión para las finanzas públicas del país, pues la mayoría se desarrolla bajo el esquema de reparto, es decir, el gobierno es el que financia sus pensiones con los recursos que se obtienen del cobro de impuestos.

En el análisis, Las pensiones de los sistemas públicos de reparto: ¿la próxima crisis en México? elaborado por el departamento de estudios de afore Principal, indica que en 2017 el gasto público destinado para el pago de pensiones representó 12.5% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Del total que se destinó al pago de pensiones, el 97% se destinó a las pensiones de los sistemas públicos de reparto (…) Para los próximos años, se estima que el requerimiento para el pago de pensiones crecerá a un ritmo de 7.8% real anual, alcanzando el orden de 4.4% del PIB en el 2022”.

Para este año, el presupuesto para el pago de pensiones es de 720,128.9 millones de pesos, dicha cantidad representa el 90% que se espera obtener en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 797,653 millones de pesos y representa el 50% de la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR), la cual se espera que sea de 1.4 billones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El análisis indica que, de no hacer cambios, en el corto plazo, los recursos que se detienen al pago de pensiones del sector público superarán el presupuesto que se destina a educación, salud e inversión pública, el cual en 2017 fue de 976,901 millones de pesos.

“Este problema estará fuertemente afectado por el ritmo de envejecimiento de la población mexicana, que crecerá a una tasa media más acelerada a partir del 2020”.

Expone que diversos expertos en materia de pensiones estiman que el pasivo de las pensiones en México oscilará entre el 120% - 150% del PIB y por el cual se estará pagándolo por varias décadas.

México necesita una reforma

El estudio indica que México requiere un cambio en materia de pensiones que incluya, sin excepción, a todos los sistemas públicos de reparto y que elimine cualquier clase de privilegios.

“Exhortamos a todos los actores políticos y tomadores de decisión a tomar acciones para crear un piso parejo para todos los mexicanos”.

Refiere que los sistemas de reparto no garantizan su sostenibilidad en el largo plazo ni asegura que habrá los recursos suficientes para pagar los beneficios establecidos a todos los futuros pensionados.

Indica que se acuerdo con la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) desde hace varias décadas muchos países emprendieron cambios en los parámetros y en la fórmula de beneficios de sus sistemas públicos de reparto.

Por ejemplo, 76 países aumentaron la tasa de cotización en sus programas de reparto. “Rusia incrementó la tasa obligatoria del 20% al 26% y un 4% adicional para quienes no elijan un fondo privado”.

Además, diversos países elevaron la edad de retiro, como es el caso de Grecia, que subió la edad de retiro de 65 a 67 años y cada tres años, a partir de 2020, se ajustará conforme la expectativa de vida.

Detalla que México experimentará un crecimiento acelerado de la población de 65 años y más en comparación con otros países desarrollados y en desarrollo.

“El envejecimiento poblacional es un fenómeno global que será un fuerte desafío para todas las economías en el mundo. En tres décadas, en México pasará de 8% a 19% de la población total y hacia el 2070 alcanzará un tercio de ésta, etapa de mayor envejecimiento en nuestro país”.