Mujer y retiro

ImgWebsite-IA-0618

No cabe duda que las mujeres juegan un papel central en la sociedad y en la economía de nuestro país. Muchas son profesionistas, empresarias o líderes de sectores sociales. Algunas, además de sus actividades, también son madres y cabezas de familia, en algunos hogares incluso son el principal sustento.

A pesar de ello, sigue habiendo en México y en muchos países del mundo, una gran inequidad de género. Las mujeres tienen que lidiar, todos los días contra desventajas laborales o diferencias sociales. Lo anterior se ve reflejado también en los esquemas pensionarios de todo el mundo, lo que nos obliga a analizar su pensión y retiro desde una perspectiva de género.

Las estadísticas del Sistema de Ahorro para el Retiro1 revelan que sólo el 39.6% de las cuentas individuales registradas corresponden a mujeres, pero de éstas, el 72% tiene menos de 50,000 pesos ahorrados en su cuenta individual. Además, sólo el 5.4% de ellas hace ahorro voluntario.

Hay muchas razones para ello. En el estudio “Equidad de Género en Pensiones”2, publicado por CONSAR, se observa que ellas enfrentan enormes retos en lo que se refiere al ahorro para el retiro, entre los que destacan:

  1. Menor densidad de cotización. Eso significa que las mujeres, en general, cotizan menos tiempo que los hombres y por lo tanto el ahorro que acumulan en su Afore es menor. También otro aspecto es que ellas suelen verse obligadas a interrumpir su carrera laboral para tener hijos o cuidar de ellos, así como realizar labores del hogar. De hecho el 60% de las mujeres en el país se dedica exclusivamente a ello.
  1. Ellas ganan menos que los hombres. Desafortunadamente esto sigue siendo una realidad que hay que cambiar: las mujeres perciben menores remuneraciones que los hombres por realizar el mismo trabajo. Por otro lado, ciertas posiciones incluyen responsabilidades que exigen viajar o pasar largo tiempo fuera de casa, lo cual a algunas les cuesta más trabajo que a los hombres, por razones culturales.
  1. Mayor esperanza de vida. Es una realidad que las mujeres suelen vivir más años que los hombres. Algunas dependen económicamente de sus parejas, mientras que otras han luchado muchos años para salir adelante. En cualquier caso, ellas necesitan contar con un ahorro mayor que los hombres, simplemente porque suelen vivir más años en el retiro.

Por otro lado, en 2015, la AMAFORE hizo una encuesta “Ahorro y futuro: una perspectiva de género”3, que aporta muchos elementos importantes de análisis. Los resultados de la encuesta evidencian que la división del trabajo por género ha ubicado a muchas mujeres en una situación de vulnerabilidad, con menos recursos para enfrentar su retiro. A pesar de ello hay avances, porque también se demuestra que el discurso de la equidad ha permeado en la manera de pensar de muchos mexicanos.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer en este sentido. México debe continuar generando políticas públicas que permitan reducir las brechas entre hombres y mujeres, para que ambos puedan planear y enfrentar su retiro en condiciones dignas.

Mientras tanto, debemos tomar el control de nuestro propio destino. Debemos aprovechar las herramientas que tenemos a nuestro alcance, como el ahorro voluntario, y tomar decisiones de vida que nos permitan contar con una pensión digna, y así lograr vivir nuestros años después del trabajo, con tranquilidad económica y sin depender de nadie.

 

Referencias
CONSAR, Las mujeres en el Sistema de Ahorro para el Retiro.
CONSAR, La equidad de género en pensiones: desafíos y posibles soluciones.
AMAFORE, Principales resultados de la Encuesta “Ahorro y futuro: una perspectiva de género”

 

 
Compartir: