México requiere sistema de ahorro alterno

ahorro-alterno

 
 Compartir:

 

México necesita implementar un nuevo instrumento de ahorro voluntario colectivo, en el que todos los trabajadores hagan aportaciones y puedan salirse del esquema cuando así lo deseen, apuntó Principal Financial Group (PFG).

La economía de México necesita aumentar el ahorro interno para capitalizar el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto de hasta 5 por ciento que tendría el país, como consecuencia de una probable derrama de beneficios que traerán las reformas estructurales aprobadas y así proporcionarle a los mexicanos una pensión digna en los próximos años, afirma José Méndez Fabre, presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB).

“Si vamos a crecer estamos obligados a promover que los mexicanos hagan su esfuerzo personal con ahorro para beneficiarse del crecimiento en un plazo de 20 años. Para ello hay que hacer difusión, además de contar con programas con los incentivos necesarios”, asevera el experto.

Méndez Fabre asegura que como no existe un vehículo de ahorro que ponga a todo el sistema financiero a competir, hoy las entidades bancarias se pelean por clientes en divisiones del crédito hipotecario, los seguros o las tarjetas de crédito.

“En México no existe el incentivo de que las instituciones peleen por ganar a los clientes para invertir a largo plazo”, afirma.

El director corporativo de PFG, Leopoldo Somohano, explicó que el impulso al ahorro por medio de las empresas podrá generar un alto nivel de permanencia en los programas (80%) con el objetivo de utilizar una herramienta paralela del ahorro voluntario y los Planes Personales de Pensiones (PPP), lo cual tendría beneficios de:

  • Inscripción automática,
  • Aportación compartida (trabajador - patrón) y
  • Beneficios fiscales para el empleado y el patrón.

El especialista indicó que dicho instrumento:

  • Lograría la retención del 40% de los empleados tal como lo hacen los trabajadores de Estados Unidos ,
  • La aportación compartida tendría que ser condicionada, es decir, el trabajador podría retirar su dinero en el momento en que lo decida; sin embargo, solo podría llevarse la aportación patronal después de cinco años, y
  • Diversas cámaras empresariales consideran que el mecanismo es atractivo pero requiere de incentivos fiscales para los empresarios,

 

En conclusión, el modelo propuesto requerirá de implementar modificaciones a la Ley del ISR, la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro.

 
 Compartir: