La importancia de proteger tu patrimonio

patrimonio

Cuando las personas piensan en sus finanzas personales, suelen enfocarse en el manejo del dinero, en salir de deudas, en el ahorro o la inversión. Pero suelen olvidarse de un aspecto igual de importante: proteger lo que con tanto trabajo han conseguido.

Debemos recordar que en la vida siempre hay riesgos que pueden afectarnos de distintas maneras. Piensa por un segundo: ¿Qué pasaría si mañana pierdes tu empleo, si tu hijo se enferma o simplemente si sucede un accidente? ¿Qué consecuencias tendría eso en tu bienestar financiero y en el de tu familia?

Por eso es tan importante proteger tu patrimonio. Existen tres herramientas que te permiten hacerlo:

 

  1. Fondo para emergencias

Sirve para financiar imprevistos, así como riesgos de baja severidad o que no se pueden financiar de otra manera. Por ejemplo: desperfectos en casa, algún accidente pequeño que te implique gastar en unas radiografías que no tenías presupuestadas, pagar el deducible de un seguro o simplemente, tener un colchón adicional que te pueda servir en caso de perder el empleo.

Muchos expertos recomiendan tener en él por lo menos el equivalente a tres meses de nuestro gasto familiar corriente1. Sin embargo, si trabajas por tu cuenta (por honorarios o negocio propio) es posible que necesites más.

Debemos recalcar que los gastos irregulares, pero previsibles, como los regalos de Navidad o las vacaciones de verano no son emergencias: deben estar considerados en nuestro presupuesto. Por otro lado, las tarjetas de crédito no deben considerarse “para emergencias”. Ante una situación adversa lo último que queremos es endeudarnos y hacer el problema aún más grande2.

 

  1. Los seguros

Los seguros son mecanismos de protección para riesgos que pueden causar un impacto considerable a tus finanzas. Por ejemplo: una enfermedad grave puede costar mucho dinero. O bien, si en un accidente hay personas lesionadas, podrías ser responsable de pagar millones de pesos. Si se inunda la casa y todos los muebles quedan inservibles, tendrías que reemplazarlos.

Para eso no hay fondo de emergencias que alcance, y tampoco sería eficiente tenerlo. Los seguros son el mecanismo ideal para financiarlos, ya que las primas que todos pagamos sirven para indemnizar los daños.

¿Qué seguros debes comprar? Depende mucho de tus necesidades. Si tienes dependientes económicos, un seguro de vida es esencial para protegerlos. Tu casa o negocio suelen ser tus activos más importantes: protégelos. No olvides la responsabilidad civil que podrías enfrentar si le causas, accidentalmente, un daño a alguien: puede costarte mucho dinero.

 

  1. La sucesión (testamento o fideicomisos)

Es un rubro que tampoco debes obviar, ni dejar para después, porque nadie tiene la vida comprada ¿Te imaginas que todo lo que trabajaste en tu vida no pase a las manos adecuadas? ¿O que se pierda en juicios largos y costosos?

El testamento garantiza que en caso de que llegues a faltar, tus bienes serán entregados conforme a tus deseos. Evita que tu familia entre en largas disputas y problemas legales (como tener que llevar un juicio de intestado).

Como puedes ver, proteger lo que estás construyendo día a día es un aspecto muy importante que debes considerar en tu planeación financiera personal. Nadie está exento de un imprevisto, por ello en Principal nos preocupamos para que estes preparado, al final la tranquilidad no tiene precio.

Referencias
1. Bach, David. Smart couples finish rich. First Broadway Books, New York, 2001.
2. Roth, J.D. Your Money: the missing manual. O’Reilly Media, California, 2010.

 

 
Compartir: