Hacer un testamento es un acto de amor

testamento

Todos hemos sufrido la pérdida de un ser querido y nos hemos sentido con un vacío muy grande. Más cuando se trata de alguien muy importante para nosotros, como una madre o un hermano.

La verdad es que nadie tiene la vida comprada y por ello no sabemos cuándo podremos faltarle a nuestra familia. Por eso tenemos la responsabilidad de dejarles las cosas en orden, de tal manera que puedan continuar con su vida sin otro tipo de preocupaciones.

Hacer un testamento, por lo tanto, es un acto de amor. Evita conflictos familiares y asegura que aquello que siempre quisimos construir para ellos se mantenga intacto. Además protege a nuestros hijos, ya que en él podemos nombrar a los tutores, las personas que se harían cargo de ellos si les llegamos a faltar.

En nuestro país, lamentablemente, poca gente se preocupa por hacerlo. Las cifras son en verdad alarmantes. De acuerdo a datos de la Secretaría de Gobernación, existen sólo 4.8 millones de avisos de testamento registrados en nuestro país1.  Si lo comparamos con una población, según el INEGI, de 121.8 millones de habitantes2 nos damos cuenta que menos del 4% de la población lo ha realizado.

¿Qué es un testamento?

De acuerdo con el Colegio del Notariado Mexicano3, es un acto jurídico en el que tú designas, ante un Notario, a las personas que a tu fallecimiento serán dueños de tus bienes y propiedades, convirtiéndose así en los legítimos herederos de tu patrimonio.

¿Qué sucede si uno no deja un testamento?

Cada entidad federativa tiene reglas distintas y procedimientos específicos para que los familiares puedan heredar, sin embargo en muchos casos puede ser complicado y requerir la intervención de abogados litigantes y un juez de lo familiar, lo que puede acarrear grandes problemas y disputas entre la familia.

¿Cómo realizar un testamento?

El trámite es muy sencillo y toma muy poco tiempo. Durante el mes de septiembre a nivel nacional hay una campaña denominada “Septiembre Mes del Testamento” durante el cual se cobran precios muy reducidos, aunque algunas notarías los respetan todo el año.

El procedimiento, paso a paso, es el siguiente:

  1. Acudir a la Notaría de nuestra preferencia, o a la más cercana.
  1. En muchas de ellas, el personal que atiende nos entrega un formato muy sencillo y general4, que cubre las necesidades de la gran mayoría de las personas. Además de pedir nuestros datos generales, contienen las siguientes preguntas:
    • Designar al heredero – o herederos (si es más de uno, se debe señalar en qué proporción se reparte la herencia). Uno puede dejarle un bien a una persona, y el resto a otra u otras. La decisión es nuestra.
    • Designar al albacea – es la persona que se encargará de cumplir con el contenido del testamento y comenzará los trámites notariales para entregar la herencia a las personas que uno haya designado. Debe ser alguien de nuestra confianza y puede ser también heredero.
    • Si tienes hijos, es importante designar a una persona como tutor: quien se encargará de ellos en caso de uno falte. Vale la pena nombrar también un sustituto. Es importante mencionar que por ley, el tutor no puede nunca disponer de los bienes que hayamos dejado a nuestros hijos, es decir no puede ser albacea.
    • Además, se puede también nombrar un curador, que es la persona que vigila la actuación del tutor respecto del cuidado de los niños y la administración de sus bienes.
  1. Unos días después de que hemos entregado el formato debidamente llenado y copia de nuestra identificación oficial, el personal de la notaría nos llama que pasemos a revisar el documento y a firmarlo. Debemos llevar nuestra identificación oficial en original. Por lo general, en ese momento también debemos pagar el costo establecido, el cual es distinto según la entidad federativa (y el Notario que nos atiende).
  1. Ya firmado, es deber del Notario llevar al Archivo General de Notarías o al Registro Público de la Propiedad (depende del Estado en donde vivas). De manera simultánea, debe realizar el aviso del testamento el cual se integra a la Base de Datos del Sistema Nacional del Registro de Avisos de Testamento.
  1. Varias semanas después (por lo general un mes) recibimos otra llamada de la Notaría para recoger nuestro testamento ya registrado, en original.

Es importante también ocuparnos de mantener este documento siempre actualizado, en caso de cambios importantes en nuestra vida.

Referencia
1 Unidad General de Asuntos Jurídicos de la SEGOB, “Total de avisos de testamento por entidad federativa”
INEGI, Cuadro Resumen Indicadores de ocupación y empleo al primer trimestre de 2016
3 Colegio del Notariado Méxicano
4 Formato de la Notaría 203 de la Ciudad de México

 
Compartir: