Guía para evitar que el Buen Fin se convierta en tu pesadilla

guia-buen-fin

Este viernes iniciará el Buen Fin 2015. Durante cuatro días estarás rodeado de ofertas, promociones y meses sin intereses que tentarán a tu bolsillo, pero ¡aguas! porque las ofertas se irán, pero las deudas podrían quedarse por meses o años en tu estado de cuenta. ¿Sabías que las personas que visitan un supermercado o una tienda permanecen en ese lugar entre 56 o 58 minutos, pero sólo usan 30 segundos para generar una decisión de compra

A la hora de comprar, especialistas en finanzas personales de Principal Financial Group recomiendan tomar en cuenta tres factores: precio, calidad del producto y servicio al cliente; sin embargo, hacer esto en sólo 30 segundos es prácticamente imposible.

Así que si estás pensando en realizar una compra este fin de semana, durante El Buen Fin, es preferible que consideres algunos consejos financieros antes de que “sin darte cuenta” termines endeudado durante todo el próximo año. 1. Haz un presupuesto. Analiza tus finanzas personales y destina un presupuesto para tus compras de este fin de semana. De esta forma, no habrá posibilidad de que tus ahorros acaben en algo que no tenías planeado comprar.

  1. Evalúa: Analiza la utilidad del producto que quieres adquirir y realiza un balance del beneficio que obtendrás. Contéstate algunas preguntas: ¿realmente lo necesito, ¿antes de El Buen Fin, tenía pensado comprarlo, ¿si no lo comprara, cambiaría algo, ¿Es necesario que sea específicamente de esa marca

El hecho de poder comprar a 18 meses sin intereses es algo que suena muy atractivo, y lo es, siempre y cuando esa mensualidad no vaya a afectar tus gastos más importantes, como el pago de tu casa o la colegiatura de tus hijos. No importa qué tan bueno sea el descuento: si al hacer las cuentas descubres que no te va alcanzar para hacer los pagos mensuales, simplemente no compres.

  1. Indaga y compara: Investiga el costo y forma de pago del producto. Revisa los precios con días de anticipación en diferentes tiendas. Aprovecha sus páginas de internet para comparar precios, garantías y servicios. No seas prejuicioso; aunque toda tu vida hayas comprado en una misma tienda, no descartes la posibilidad de ir a otras pues podrías llevarte una agradable sorpresa.

  2. Aguas con los meses sin intereses. No compres algo por el simple hecho de que tenga un descuento o lo puedas comprar a meses sin intereses. Analiza qué tanto te va a servir y durar tu compra. Si lo que quieres es un perfume, unos zapatos o ropa, lo mejor es que ahorres y compres en efectivo, pues de lo contrario es probable que para cuando termines de pagarlo ya te lo hayas acabado o ya ni siquiera lo ocupes. Las compras a meses se recomiendan para muebles, viajes o cualquier otro producto que sepas que durará más de lo que viva tu deuda.

  3. Revisa el servicio: Toma en cuenta tiempos de entrega, garantías y disponibilidad de refacciones, en caso de que así lo requiera tu compra. Si no te ofrecen garantía por más de un año, los centros de atención a clientes no están en tu misma ciudad o tienes que pedir por paquetería las refacciones, quizá debas pensar dos veces antes de sacar la cartera.

  4. Tómalo con calma. El Buen Fin será del 13 al 16 de noviembre, por lo que no es indispensable que hagas todas tus compras el primer día. Es mejor acudir con tiempo a las tiendas para que puedas comparar precios y ofertas, para así tomar una decisión informada en vez de hacer una compra impulsiva.

  5. Revisa tus deudas. Si actualmente ya tienes deudas pendientes de pagar, quizá valga más la pena desistir de participar en esta edición de El Buen Fin y centrarte en recuperar la buena salud de tus finanzas.

  6. Cuida tu aguinaldo. Vence la tentación. No destines tu aguinaldo para pagar las compras de El Buen Fin, porque lo más seguro es que para Navidad también quieras comprar algo y ya no tengas dinero para hacerlo.

  7. El Buen Fin no es el fin del mundo. Recuerda que si bien este fin de semana es “el más barato del año”, suele haber buenas ofertas en otras épocas y para entonces quizá estés en un mejor momento económico. En cualquier caso, el año entrante habrá otro Buen Fin.