Faltaron estímulos fiscales a planes privados de pensiones

estimulos_fiscales

LA ELIMINACIÓN del límite de deducciones en el ahorro voluntario, como se propone en el Paquete Económico 2016, es positiva para las personas físicas; sin embargo, faltaron los beneficios fiscales para las empresas que ofrecen planes privados de pensiones.

“Vemos con agrado la iniciativa sobre devolver los incentivos fiscales del ahorro voluntario individual.

El limitar las deducciones en cuatro salarios mínimos inhibía el ahorro de los trabajadores”, dijo Leopoldo Somohano, director corporativo de planeación estratégica de Principal Financial Group, durante la celebración de los 18 años de la afore.

No obstante, lo que faltó fueron los incentivos fiscales para las empresas que ofrecen los planes privados de pensión, cuya modificación tendría que ser en el artículo 25, fracción X de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Antes de la reforma hacendaria, las empresas que ofrecían estos esquemas podían deducir las aportaciones que realizaban a las pensiones del trabajador, pero una vez que entró en vigor se eliminó este beneficio fiscal y los planes de pensiones se vieron afectados.

De acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica, para el próximo año se propone eliminar la aplicación del límite global de deducciones del ISR sólo a las personas físicas que cuenten con planes personales de retiro o subcuentas de aportaciones voluntarias.

No se hace mención de las personas morales.

Al cierre de mayo de este año, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) tenía registrados 1,967 planes privados de pensiones, un incremento de apenas 1.9% respecto del año anterior. Estos planes benefician a 1 millón 380,048 personas.

MOTIVAR MÁS AHORRO COLECTIVO Somohano indicó que la iniciativa del gobierno federal debe venir acompañada de políticas operativas y de una adecuada educación financiera para motivar el ahorro.

“El ahorro nos genera un círculo virtuoso en toda la economía. El país que ahorra más crece más, pues genera mayor infraestructura, empleos y rendimientos a los trabajadores”.

Comentó que el hecho de concentrar el beneficio fiscal sólo en las personas físicas realmente no impactará sobre el ahorro voluntario que registran las afores.

“Cuando le dejas el beneficio al empleado es menos eficiente el ahorro voluntario, porque no es un ahorrador activo; mientras que si haces el ahorro colectivo dentro de una empresa, sí se percibe un impacto positivo”.

Destacó que el ahorro voluntario es el esquema más eficiente para mejorar la pensión de los trabajadores mexicanos, dado que la mayoría sólo percibirá de pensión 28% de su último salario.

RETOS FALTANTES El directivo Somohano recordó que existen retos pendientes para mejorar el sistema de pensiones en el país. Por ejemplo, expuso, si las aportaciones obligatorias crecieran de 6.5 a 11.5%, los rendimientos de los trabajadores crecerían 8 puntos porcentuales. Lo mismo sucedería si se incrementara la edad de retiro de 65 a 67 años, ya que el trabajador obtendría 8 puntos porcentuales más de rendimientos.

Sin embargo, comentó que si las comisiones se redujeran en menos de 1%, el beneficio realmente no es tan grande para el trabajador, ya que sólo influiría con 0.5% puntos porcentuales de rendimiento.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx

  
  Gabriela Huerta
  http://www.fundssociety.com/