El mejor uso para tu aguinaldo: invertir en un Plan Personal de Retiro

invertir-ppr

En México todos los trabajadores tienen derecho a un aguinaldo anual, que equivale por lo menos a quince días de su salario base (o parte proporcional según el tiempo laborado) y debe pagarse antes del 20 de diciembre de cada año1.

Algunas personas utilizan ese dinero extra para pagar sus deudas, que no son más que compromisos adquiridos con anterioridad. Otras para gastos no recurrentes, como regalos de Navidad o para pagar la cena de fin de año con la familia.

Sin embargo, el mejor uso que le podemos dar al aguinaldo es invertirlo en nosotros mismos. Por la época del año, representa una oportunidad inmejorable para iniciar o incrementar nuestro ahorro para el retiro. Además, es el momento ideal para optimizar nuestra estrategia fiscal, buscando maximizar los beneficios a los cuales tenemos derecho, antes de que se termine el año.

 

¿Por qué destinar nuestro aguinaldo a un plan personal de retiro?

Una de las razones más poderosas es, sin duda, hacernos dueños de nuestro propio destino. Como hemos comentado anteriormente, las contribuciones obligatorias a los sistemas de ahorro para el retiro en México son de las más bajas del mundo e insuficientes para ofrecer a los ahorradores una pensión digna. De hecho, apenas alcanzarán para ofrecerle al trabajador promedio una pensión equivalente al 26% de su último sueldo cotizado2. Por eso es indispensable hacer un ahorro adicional aprovechando los estímulos fiscales a los que tenemos derecho.

Recordemos que un plan personal de retiro, conocidos como PPR,  es una cuenta especial que se abre en una institución autorizada por el SAT para ofrecerlos, como Principal Fondos de Inversión. Una de sus características es la deducibilidad: las contribuciones que hagamos a un plan personal de retiro son deducibles de impuestos hasta por el 10% de nuestros ingresos, sin exceder de 5 salarios mínimos elevados al año3 – en este caso $ 146,073 pesos.

Eso significa que en nuestra declaración anual podemos disminuir nuestra base gravable hasta por esta cantidad, en adición a las demás deducciones personales a las cuales tenemos derecho, lo cual a su vez representa un importante ahorro en el pago de nuestros impuestos (o incluso en una devolución, dependiendo de nuestra situación particular).

Por otro lado, a diferencia de otras alternativas, un plan personal de retiro permite crear un portafolio de inversión diversificado a la medida, de la mano de un asesor experimentado. En Principal contamos con una amplia gama de fondos que te permiten maximizar tus rendimientos en el largo plazo, manteniendo un nivel adecuado de riesgo según tu perfil como inversionista.

Es importante tomar en cuenta que las aportaciones deben permanecer dentro de ese plan hasta la edad del retiro (65 años cumplidos). Sí se pueden retirar antes, pero tendríamos que pagar impuestos sobre ese dinero, ya que se considera un ingreso acumulable3. La razón es muy sencilla: en el momento en que hicimos nuestra aportación, en nuestra declaración anual la descontamos de nuestro ingreso gravable para pagar menos impuestos. Al sacar el dinero del plan, somos responsables entonces de pagar ese impuesto. De hecho, las instituciones financieras están obligadas a retener, de manera provisional, un 20% sobre el monto dispuesto, el cual se puede acreditar en la declaración anual. 

Ahora bien, si cumplimos los requisitos de permanencia, una vez llegada la edad de retiro podemos gozar de un beneficio fiscal adicional. Podemos ir disponiendo de nuestros recursos a medida que los vayamos necesitando, sin retención alguna. En tu declaración anual debes considerar ese dinero como parte de tu pensión, la cual está sujeta a una exención de 90 salarios mínimos generales elevados al año4, es decir $2,629,314 pesos que están totalmente libres del pago de impuestos. Por el excedente, si lo hay, entonces sí se tendrá que pagar impuestos.

Como puedes ver, un plan personal de retiro (PPR) tiene muchos beneficios que  te permiten crear y consolidar un patrimonio con el tiempo para que puedas gozar tus años dorados de la mejor manera posible.

 

Referencias
1 Artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo
2 Estudio de la OCDE de los sistemas de pensiones, México, 2016
Artículo 151 Fracción V de la Ley del Impuesto sobre la Renta.
Artículo 171 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

 

 
Compartir: