El envejecimiento, actual desafío del SAR

envejecimiento2

Uno de los principales desafíos del país en el sistema de pensiones es el crecimiento acelerado del envejecimiento de la población, comentó Roberto Walker, presidente de Principal International para Latinoamérica.

“Entre 1945 y el 2050, en México habrá dos personas en edad de trabajo por cada jubilado, por lo que hoy el país necesita incrementar su base de ahorro a largo plazo”, dijo en la presentación del estudio “El envejecimiento global y la seguridad provisional en las Economías Emergentes”.

Refirió que en el país hacen falta mecanismos que faciliten el ahorro a las personas, en especial de las clases medias.

“En México existe un grupo importante de personas que no pueden ahorrar y el gobierno debe buscar soluciones”, dijo.

Indicó que a través de políticas públicas, el gobierno debe tomar la iniciativa y generar mecanismos que faciliten el ahorro a largo plazo.

“Invitamos al gobierno y a las empresas a resolver la bomba demográfica y lo que ello representa al sistema de pensiones”.

Reconoció las medidas que se están tomando en cuenta en el Paquete Económico 2016, donde se devolverán incentivos fiscales a las personas físicas, como es el caso de la eliminación del límite de deducibilidad en instrumentos de ahorro a largo plazo como las afores.

En México, los recursos que maneja el sistema de pensiones representan 14% del PIB, mientras que el ahorro voluntario representa 1.2% del total de las pensiones.

Por su parte, Richard Jackson, presidente fundador del Instituto Global de Envejecimiento (GAI, por su sigla en inglés) y uno de los autores del estudio, comentó que anteriormente las personas de la tercera edad representaban una parte muy baja de la población, pero a partir del siglo XIX se empezó a percibir un cambio, donde dicho sector llega a representar 15% de la población, y se estima que llegue a 25% al cierre de este siglo.

Refirió que la reducción en la tasa de fecundidad y el crecimiento de la esperanza de vida han sido los principales factores que han influido para que existan más personas de la tercera edad.

En América Latina, la esperanza de vida entre 1950 y 1955 era de 52.1 años, mientras que para el periodo comprendido entre el 2010 y el 2015, la esperanza de vida pasó a 74.8 años, expuso. Además, la tasa de fecundidad pasó de 5.9 a 2.4 hijos por cada familia.

Asimismo, advirtió sobre los riesgos de tener una parte importante de la población de mayor edad dependiendo totalmente del gobierno, y además, sin ahorrar de manera voluntaria.

“México necesita un sistema sostenible y robusto para evitar una catástrofe humanitaria derivada de esta carencia en 30 años (…) El sistema con la mejor solución es aquél que genere la mayor cantidad de beneficios con los mejores costos”, dijo.

Además, exhortó a buscar planes privados de retiro para complementar el ahorro, y destacó que retornos más altos de rendimientos en ocasiones pueden justificar comisiones más altas. “Si la gente se queda con el modelo federal, para su pensión no obtendrían ni la mitad de un salario mínimo”.

En tanto, dijo que la tasa de contribución de 6.5% no es suficiente, y que al menos debería de ser de 12.5% para alcanzar una tasa de remplazo de 50 por ciento.

Entre las recomendaciones en política pública para mitigar estos efectos, Jackson destacó incrementar el ahorro previsional obligatorio para que el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) genere beneficios adecuados; incrementar el ahorro previsional obligatorio, y tomar en cuenta que la diversificación global de los portafolios previsionales es crítica hoy en día, y lo será aún más a medida de que México envejece.

  
  Gabriela Huerta
  http://www.fundssociety.com/