EU mantiene resultados sólidos

eu_solido

VALENTÍN CARRIL*

La publicación del segundo estimado del PIB de Estados Unidos durante el segundo trimestre de este año fue una sorpresa positiva para los mercados, ya que la mayor economía mundial creció un 3.7% secuencial anualizado, por encima del 3.1% esperado. Destacó el crecimiento del consumo, de 3.1%, pero también las exportaciones y la inversión crecieron por encima del PIB, lo que es una buena señal a mediano plazo.

En cuanto a la inflación, el reporte de la tasa subyacente PCE mostró una baja sorpresiva desde 1.3% a 1.2%, si recordamos que este indicador es considerado el más importante para efectos de las decisiones de política monetaria y que la meta es 2%, se puede concluir que si bien es posible que la Fed inicie el proceso de normalización monetaria en breve, éste sería muy paulatino.

La inflación del consumidor muestra una situación menos holgada sin embargo, con un alza de 1.8% en su versión subyacente a doce meses. La inflación total se mantiene cercana a cero, en 0.2% a doce meses, debido a la fuerte baja en el componente de energía, causada por la baja en el precio del petróleo.

Finalmente, el Conference Board reportó su indicador de confianza de los consumidores, el cual sorprendió fuertemente al alza. En efecto, este indicador fue de 91 puntos en julio y en agosto subió a 101.5; superando ampliamente el esperado de 93.4 puntos. Pese a lo anterior, los reportes de creación de empleos de agosto mostraron menor fortaleza que lo esperado, aunque la tasa de desempleo bajó desde 5.3% a 5.1 por ciento.

En tanto, la tasa de desempleo más amplia sigue en un nivel elevado aunque bajó desde 10.4% a 10.3% por ciento.

En la Eurozona la estimación preliminar del crecimiento del PIB del segundo trimestre marcó una baja en términos de doce meses desde 1.4% a 1.2%; en términos generales la recuperación de la economía sigue siendo lenta, pero sostenida pese a las diversas incertidumbres, particularmente las provenientes de Grecia. A pesar de todo, el Banco Central Europeo redujo sus expectativas de crecimiento del PIB para este año y el próximo, reduciéndolas desde 1.5% a 1.4% y desde 1.9% a 1.7%, respectivamente.

Las mayores fluctuaciones de los mercados, especialmente cambiarios y accionarios, estuvieron dados por los eventos en China, en particular la gran volatilidad de las bolsas de ese país en julio y agosto; así como las fuertes bajas en los precios de los commodities.

El gobierno chino tomó medidas macroeconómicas relevantes, bajando las tasas de interés de referencia del Banco Central en 25 puntos base, a 4.60% para créditos y a 1.75% para depósitos, además de reducir la tasa de encaje requerido a los bancos entre 50 y 200 puntos base dependiendo del tipo de crédito. Estas medidas monetarias expansivas son coherentes con la inflación, la cual está ampliamente por debajo de la meta; pero existe preocupación entre algunos analistas con la posibilidad de que el nivel de crédito total de la economía aumente desde un nivel ya considerado alto y eso incremente los riesgos potenciales de dificultades de pago.

*Economista Jefe para Latinoamérica de Principal International

 
  
  Gabriela Huerta
  http://www.fundssociety.com/