Aprenda a diversificar sus inversiones de manera correcta

diversifica-tus-inversiones

 
Compartir:

 

Invertir suele ser visto como llevar un ahorro al siguiente nivel, a un plano en el que nuestro dinero trabaje para nosotros. Sin embargo, en varias ocasiones los especialistas en finanzas personales han expresado que guardar dinero sólo porque sí no es tan efectivo como hacerlo con un objetivo bien definido en la mente; de ahí que tener una meta al invertir sea tan importante.

En este sentido, podríamos agrupar los diversos objetivos de inversión en dos grandes vertientes: una, en la que tenemos la intención de preservar el valor de nuestro dinero o patrimonio, y en la otra un propósito más ambicioso de incrementarlo. Sin embargo, podrá preguntarse: ¿qué perfil de inversión asumir para una u otra.

“Siempre es importante partir desde un objetivo inicial para el ahorro e inversión. Sólo así podrá definir el horizonte de inversión adecuado, su tolerancia al riesgo, establecer expectativas de rendimiento en cuanto a esa inversión u objetivo y, por último, el portafolio y a quién se lo va a delegar. Los objetivos pueden ser muy distintos pero deben ir alineados a aumentar o preservar el patrimonio; ésas son las dos grandes vertientes con las que se puede comenzar a definir la parte del riesgo”, puntualiza Omar Morales, director de Fondos de Renta Variable de Principal Financial Group.

El secreto esta en la diversificación a pesar de que asumir posiciones excesivamente conservadoras o arriesgadas no es del todo recomendable cuando se trata de poner a trabajar su dinero, las personas toman decisiones de inversión demasiado conservadoras para satisfacer sus objetivos previstos, advierte el reporte “Individual Investment Behaviour: A Brief Review of Research”, de Sharon Collard.

El documento añade que existe una falta generalizada de conocimiento y comprensión sobre las opciones de inversión, lo que ha derivado en que los consumidores se centren más en la minimización de las pérdidas financieras que en lograr maximizar las ganancias financieras, incluso cuando se toman decisiones sobre inversiones a largo plazo tales como el ahorro para el retiro.

En este sentido, Morales refiere que si quiere preservar su patrimonio, probablemente vaya a tomar un perfil más conservador y un plazo mediano, mientras que para incrementarlo se puede optar por instrumentos más agresivos pero, eso sí, a horizontes de inversión más largos.

“Tanto el gobierno federal como las instituciones se están enfocando en un horizonte conservador, y en este sentido lo primero que tiene que pensarse es mantener el valor de su dinero con respecto a la inflación. Debe ser un plazo de al menos un año, donde puede tener ese perfil de tener al menos una tasa de rendimiento real positivo. Los instrumentos que son considerados libres de riesgo son aquellos como el caso de los fondos de inversión, que tienen una política acorde a este tipo de perfiles”, dijo.

Pasando a un enfoque de incremento en el patrimonio, las inversiones son a plazos mayores. “Empezamos a hablar de mediano (tres a cinco años) y largo plazo (10 años o más). Este tipo de inversiones ofrece más alternativas en instrumentos o vehículos porque las combinaciones de portafolio para lograr rendimientos ajustados por riesgo acorde a esas necesidades llevan a invertir en acciones, bonos a largo plazo de empresas corporativas, nos permiten hacer una mezcla más eficiente. Diferentes mezclas ofrecerán diferentes tipos de rendimientos y liquidez a varios niveles; de la pensión, por ejemplo, asumo que puedo tener una estrategia activa y que puedo tener más riesgo, ser más tolerante a la volatilidad, y empezar a invertir en cosas liquidas, en mezclas de activos no tradicionales”, dijo el especialista de Principal.

Ya sea que opte por ser osado o conservador con sus inversiones, lo recomendable es estar buscando soluciones que sean portafolios diversificados, ya que permiten navegar entre episodios de volatilidad sin tener un deterioro en el patrimonio que ha logrado forjar a lo largo de los años. Hay que tomar en cuenta que las actitudes hacia el riesgo cambian con el tiempo. La disposición a tomar riesgos financieros tiende a disminuir significativamente entre las personas cerca de la jubilación, indica el estudio de Collard. Además, “la investigación sobre la medición de apetito de los inversionistas por el riesgo sugiere que cae bruscamente durante las crisis económicas”, refiere el documento.

El dato a cinco años es el periodo que implica una inversión a mediano plazo. (Principal Financial Group)

 

Compartir: