Apoyo en los mercados a la emisión de bonos del Gobierno

bonos-del-gobierno

 
Compartir:

Los bonos argentinos mantuvieron su firmeza y acentuaron su tendencia al alza el día después de la colocación de deuda por 16.500 millones de dólares con la que la Argentina volvió a los mercados globales, lo que ayudó a que la tasa de riesgo país retorne a niveles que no mostraba desde octubre de 2007, al comprimirse hasta los 380 puntos.

El dato confirma la buena recepción que tuvo la oferta con la que el Gobierno obtuvo los recursos para pagarles a los holdouts. Ese dinero permitirá pagar sentencias y acuerdos extrajudiciales con acreedores que no participaron de los canjes de 2005 y 2010; clausurar los riesgos derivados del impago que forzó el juez Griesa para tratar de hacer cumplir su fallo (por la cláusula de aceleración de esos bonos) y hasta sumar recursos para cubrir gastos y obras públicas.

Las alzas volvieron a promediar entre 2 y 3 dólares por lámina de US$ 100 nominales para los nuevos títulos, mejoras que terminaron derramando sobre el resto de los títulos que ya cotizaban en el mercado, al abrir nuevas posibilidades de arbitraje por rendimiento y plazo que los inversores más profesionalizados no suelen desaprovechar.

Más notas para entender este tema Otro acuerdo con holdouts por US$ 170 millones La agencia Bloomberg estimó que esas subas significaron ganancias por US$ 497 millones en menos de 48 horas para quienes hayan logrado comprar los bonos en la subasta.

Los analistas consideran estas alzas como una consecuencia natural de las características que tuvo la emisión, al quedar marcadamente sobredemandada.

"Esta reacción del mercado era esperable por cómo se había dado el proceso de colocación. Me refiero a que la demanda se incrementó fuerte en las últimas horas, lo que llevó a agrandar el monto final de la emisión y aun así dejo una gran demanda insatisfecha. Un caso muy ilustrativo de lo que los libros llaman underpricing", explicó Eduardo Ganapolsky, presidente de Proficio Investment, aludiendo a la subvalorización de un activo.

"Es habitual que en estas colocaciones se inflen ofertas para asegurar la compra, porque la adjudicación se hace a prorrata. Pero eso no tapa el apetito que hubo por la deuda argentina", destacó ayer la consultora Quantum Finanzas, en un informe que mostró cómo la operación ayudó a comprimir las tasas en las últimas horas.

Para el economista jefe de la consultora Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, se trata de un proceso que apenas comienza y hará acercar la valorización de los bonos locales a los de Brasil. "Serían los casos del Bonar 2024 y el nuevo bono emitido ayer a vencer en 2026, cuyas tasas hoy oscilan entre 7,1 y 7,25%, y no me parecería raro que converjan a niveles del 6/ 6,25% en un par de meses".

Parte de ese proceso se ve favorecido por las dificultades que enfrentan otros mercados emergentes, lo que abrió entre algunos fondos internacionales la necesidad de relocalizar sus inversiones. "Esto se da claramente hoy con Brasil, que vio subir en el último año su riesgo político y económico y se mantiene con poca visibilidad, mientras en la vereda de enfrente se muestra la Argentina, más aun si el Gobierno convierte sus planes en hechos", explica.

El economista Federico Furiase, del Estudio Bein & Asociados, cree que el camino alcista de los bonos más largos luce casi asegurado. "Partiendo de estos rendimientos, y en un mundo dominado por la tasa cero y con elevada liquidez, el proceso de convergencia con los rendimientos de Brasil será rápido en los mercados y abrirá buenas posibilidades al resto de los emisores locales para fondearse un poco más barato, aunque para llegar a niveles de Chile o Perú habrá que dar señales en el frente fiscal", sostiene.

La idea de un beneficio que se extenderá a empresas y provincias fue abonada por Siobhan Morden, directora ejecutiva de Nomura Securities International. "Es el caso de la provincia de Buenos Aires, dado que se mueve alineada con el riesgo soberano [por el nacional], pero ofrece un rendimiento mucho más alto. Sus nuevos bonos al 2024 ofrecen un premio de 60 puntos básicos con respecto al bono a 10 años de la Argentina", dijo.

Sin embargo, otros inversores miran aún de afuera, como Principal Financial Group Mexico. Juan Verón, CFO del grupo, confesó a LA NACION que se ven "tentados por los 200 puntos básicos de diferencia con Brasil", aunque no están invirtiendo aún en el país porque no fue todavía reclasificado dentro del índice MSCI como mercado emergente. "Cuando eso ocurra lo estaríamos evaluando, porque hay compañías con valuaciones interesantes", anticipó.

Dos ruedas muy buenas para los que apostaron Siguió la inercia alcista Los nuevos bonos comenzaron el día con fuertes mejoras: fueron de US$ 2 a 3 por lámina de 100.

Largaron los arbitrajes Las alzas, que se habían ampliado hasta los US$ 5 en el caso del bono por vencer en 2046, detonaron un proceso natural de arbitraje con otros títulos argentinos más cortos y que habían quedado más baratos.

Derrame a los provinciales La etapa en ciernes derivará parte de la demanda hacia los títulos "subsoberanos", como se los denomina en el mercado.

497 Millones de dólares Fue la ganancia que pudieron haber capturado los que lograron comprar en la subasta de haber vendido a los máximos de ayer, según una estimación realizada por la agencia Bloomberg.

 

Compartir: