¿Ahorrar en diciembre es posible?

ahorrar-en-diciembre

 
Compartir:

 

En diciembre muchas personas pueden llegar a perder el control de sus gastos, entre la cena de Navidad, de Año Nuevo, el intercambio familiar, el de la oficina y entre amigos.

Además es una época en donde hay reuniones y fiestas en donde es común comprar zapatos y ropa. Este tipo de compromisos a veces son ineludibles, e impactan considerablemente en tu cartera.

Pero eso no es motivo para gastar los ingresos adicionales, como el aguinaldo y los bonos.

Y es que, esta falta de control y exceso de confianza puede hacer que sea muy difícil recuperar la estabilidad económica durante la cuesta de enero y probablemente durante el primer trimestre del año.

Recuerda que al inicio de año también tendrás que invertir en aquello que te hayas propuesto.

Alan Gómez, director de Servicios Especializados para el Retiro de Principal Financial Group, brinda cuatro consejos para cuidar tus finanzas personales durante esta época navideña:

1. Págate a ti mismo.

Hazlo tu regalo de Navidad Muchas personas designan una parte de su aguinaldo y/o bonos para pagar deudas, ya sea de créditos o tarjetas bancarias. Sin embargo, es recomendable que te “pagues” a ti mismo, es decir, que reserves una parte de tus bonos y percepciones monetarias adicionales a tu ahorro personal.

Ten presente que establecer una meta clara para el dinero que ahorres te ayudará a cumplir con tus objetivos, sin importar si éstos son a corto, mediano o largo plazo.

Adicionalmente, es recomendable designar una parte de tu ahorro para tu retiro, ya sea como Aportación Voluntaria a tu Afore o en un instrumento o Fondo de Inversión que destines para este fin.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda destinar, al menos, el 10% de tus ingresos para el ahorro[1], por lo que es muy importante destinar primero una parte para ti.

2. “Hay vida más allá de la Navidad”

Tal vez haya personas a las que desees hacerles un presente, ya sea porque entraste a uno o varios intercambios de regalos o simplemente porque te nace hacerlo. Y está bien, en esta época se vale ser detallista con tus seres queridos. No obstante, es recomendable tener cuidado en no diezmar de forma importante tus finanzas personales y/o familiares.

Una opción para que esto no ocurra es hacer un análisis de tus ingresos y saber cuánto de tu presupuesto puedes dedicar a regalos y preparativos para las fiestas navideñas y de fin de año.

Una vez que tengas este parámetro, puedes dividir el presupuesto entre el número aproximado de personas a las que les quieres hacer un regalo.

Recuerda que después de Navidad llegará enero con su famosa “cuesta”. Pero, con un poco de planeación, no iniciarás el año en números rojos.

3. El aliado de Santa y los Reyes

Otros momentos que llenan de ilusión a los pequeños del hogar en estas fechas y que unen a las familias son la llegada de Santa Claus y de los Reyes Magos. Sin embargo, ellos también deben contar con un presupuesto establecido y realista para los detalles de los pequeños.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recomienda que Santa Claus y los Reyes Magos analicen y comparen precios en diferentes establecimientos[2], con el fin de que hagan compras con las mejores condiciones posibles, tanto de precio como de calidad y garantía.

Si tienes hijos, puedes platicar con ellos sobre qué juguetes les gustan más, incluso podrían ir a dar una vuelta por una o dos jugueterías y luego, hacer una lista con las mejores alternativas.

Luego, puedes pasarles esta información a Santa y a los Reyes. Hay que tener en cuenta que no siempre “cantidad” es igual a “calidad”.

Así, Santa y los Reyes podrán darles gusto, sin gastar de más.

4. ¿Crédito Sí, pero con cuidado

Probablemente has considerado utilizar tu tarjeta bancaria para hacer tus compras decembrinas. Incluso, es probable que hayas considerado que te será fácil pagar las deudas que adquieras, ya que actualmente tienes suficiente dinero en tu cuenta bancaria. Sin embargo, es recomendable tener una buena previsión a futuro, considerando cuánto pagarás mensualmente por tus compras y los intereses que éstas puedan generar.

Para ello, la Condusef cuenta con herramientas digitales[3] que te permitirán conocer el Costo Anual Total (CAT) y las comisiones de tus tarjetas de crédito. Es muy importante tener en cuenta que las opciones de crédito no representan “ingresos adicionales” a los que ya tienes.

Al momento en que pagas con tu tarjeta estás adquiriendo una deuda que tendrás que adicionar a tus gastos fijos durante el plazo del crédito.

Las celebraciones decembrinas representan la oportunidad de compartir momentos agradables con tus familiares y amigos. Es un hecho que no puedes escapar de la Navidad, sin embargo, no siempre es necesario desembolsar grandes cantidades de dinero para ello.

No utilizar de forma inteligente tu tarjeta bancaria u otras opciones de crédito y sobre endeudarte en esta época te puede generar problemas financieros en el corto y mediano plazo, pudiendo llegar, incluso, a poner en riesgo tu patrimonio.

Recuerda que lo importante es pasar momentos de calidad con las personas que quieres y disfrutar de la temporada navideña con una cartera sana.

 

Compartir: