Ahorra en 4 pasos y logra tus propósitos de año nuevo

ahorra-4-pasos

 
Compartir:

 

Comprar un auto, tener casa propia o viajar por el mundo son algunos de los propósitos más populares entre los mexicanos y para cumplirlos sólo se necesita algo: ahorrar dinero.

Lograrlo no es tan complicado como podría parecer, sólo se necesita tener voluntad y disciplina para seguir algunas reglas sencillas y evitar algunas costumbres que no te permiten ahorrar y conseguir lo que deseas.

Haz un presupuesto. Especialistas en finanzas personales de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y Principal Financial Group coinciden en que hacer un presupuesto es la base de todo.

Lo primero que hay que hacer es tomar la iniciativa. Platícalo con tu familia en un momento de convivencia. Acuerden realizar un registro mensual de sus ingresos y egresos para llevar el control de su dinero. La manera de hacerlo es anotar los ingresos familiares, así como los gastos fijos como el pago de luz, teléfono, colegiaturas, renta, créditos ya adquiridos, etcétera. Posteriormente, deberán establecer los gastos variables, como el servicio de televisión de paga, gastos de entretenimiento, gimnasio, celular, entre otros.

Todo lo anterior les permitirá tener un amplio panorama de la cantidad de dinero que la familia percibirá y gastará durante el año, así como de la cantidad que les sobrará. Les permitirá tener un mayor control de los gastos a corto, mediano y largo plazo, les ayuda a prevenir imprevistos, y disminuirá las posibilidades de poner en riesgo el patrimonio familiar.

Hacerlo es sencillo, decidirte a hacerlo es lo complicado. De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), sólo el 20 por ciento de la población adulta del país lleva un registro puntual de sus gastos.

Establece metas familiares de ahorro. Es fundamental incluir en el rubro de “gastos fijos” un porcentaje dedicado al ahorro. Es importante establecer el objetivo y plazo de la cantidad que se ahorrará. Por ejemplo, si el objetivo familiar es irse de vacaciones comiencen a ahorrar para el momento en que lleguen las ofertas de vuelos y hoteles.

Sólo planeando se podrá identificar el mejor momento del año para llevar a cabo sus metas, de forma presupuestada, con tranquilidad y sin comprometer su estabilidad financiera para el resto del año.

Calcula posibilidades de endeudamiento. ¿Y qué pasa si a mitad del año, la familia decide hacer un gasto que no estaba dentro del presupuesto, utilizando algún tipo de crédito? Por ejemplo, cambiar la televisión porque la que tenían se quemó o surge algún imprevisto médico. El hecho de no haber contemplado estos gastos adicionales no quiere decir que no sea posible realizarlos. No obstante, tendrán que llevar a cabo una revisión y reajuste de su presupuesto, sabiendo por adelantado a cuánto ascenderían los pagos mensuales para incluirlos dentro del rubro de “gastos fijos” a lo largo del plazo del crédito.

Lo ideal es que también se incluya en el presupuesto un apartado para imprevistos. Si el dinero destinado a “emergencias” no se utilizó al final del año, no lo gasten, inviértanlo y comiencen el próximo año con un colchón para imprevistos.

Priorizar gastos. Al planear sus compras podrán diferenciar lo que realmente necesitan de lo que a veces sólo es un deseo, claro que se pueden dar uno que otro gusto, pero es mejor cuando se piensa con detenimiento y se evitan las compras por impulso. El café de la mañana, los cacahuates de la tarde y otro par de zapatos son gastos innecesarios que sólo te alejan de tu meta original.

 

Compartir: