|    Autor:Leopoldo Somohano   |    Fuente:Director Corporativo de Planeación Estratégica de PFG México

Lo que necesitas saber de las aportaciones voluntarias

aportaciones-voluntarias

La esperanza de vida en México ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Tan sólo hace 40 años era de 61 años, 14 menos que la que enfrentamos en la actualidad (75 años),  y de acuerdo a  cifras del INEGI[1], en 2050 podríamos llegar hasta los 80 años en promedio.

Si bien es cierto que una mayor esperanza de vida significa un avance para la ciencia, la tecnología y el sector salud, también implica un gran desafío para el sistema económico de México. El envejecimiento poblacional, la falta de educación financiera, la poca prevención sobre el ahorro para el retiro, así como el panorama financiero que actualmente se enfrenta, son los grandes retos que debemos  sopesar para estar en condiciones de prometer calidad de vida en la etapa del retiro.

Muchas son las propuestas que se han discutido para incrementar las pensiones y, en consecuencia, ofrecer una vida cómoda para los trabajadores tras el retiro, como aumentar la edad de jubilación, incrementar el salario real de los trabajadores, ampliar y diversificar el régimen de inversión o subir el nivel de contribución[2], entre otras. Pero si realmente se busca que el monto de las pensiones sea igual o mayor que el 70% - 80% del último sueldo del trabajador (actualmente se calcula en 30% promedio para la generación de Afore), se debe comenzar por crear un cambio en la mentalidad de nuestra sociedad: se debe generar conciencia de que el retiro es una responsabilidad del presente, que corresponde a nosotros nuestro bienestar futuro y, que mientras llegan los cambios para mejorar el sistema de pensiones, es necesario tomar el compromiso desde ahora.

¿Cómo se logra tener una mejor pensión en la jubilación?  

La respuesta es muy simple: aportaciones voluntarias (AV). Las AV son creadas como complemento al ahorro obligatorio para que el trabajador pueda realizar “aportaciones adicionales” a su cuenta individual de Afore, más allá de lo que cada mes aporta por ley (el 6.5% de su sueldo). Las aportaciones voluntarias, como su nombre lo dice, son voluntarias porque el trabajador elige cuánto destinará de su sueldo en la medida de su capacidad económica. Entre mayores y más frecuentes sean estas aportaciones, más rápido crecerá el ahorro acumulado y sumando además los rendimientos que genera su inversión, la pensión crecerá considerablemente. La decisión difícil es elegir cuánto del ingreso se destinará al retiro, comprometerse a que las aportaciones se realicen de forma periódica -de ser posible de manera automática en cada pago de nómina- y  resistir la tentación  de disponer del ahorro  antes de cumplir la edad oficial de retiro (65 años cumplidos). Hay que destacar que este dinero será para disfrutarlo en la etapa de retiro, cuando se deje de trabajar y de recibir un ingreso seguro.

¿Y cuánto se debe de ahorrar por aportaciones voluntarias?

El nivel de ahorro ideal para el retiro es entre un 14 y un 16% del salario bruto total del trabajador, es decir, calculado sobre el salario antes del pago del impuesto sobre la renta. Considerando que en la actualidad el ahorro obligatorio para el retiro es 6.5% del sueldo del trabajador -donde éste contribuye con 1.125% y el restante es aportado por su empresa en mayor medida y un menor porcentaje por el gobierno-, lo recomendable sería que los trabajadores ahorrasen adicionalmente por lo menos un 7% u 8% de su sueldo de forma voluntaria. De esta manera se lograría aumentar el monto estimado de la pensión hasta un 80% con respecto al último salario.

 Actualmente, existen 5 formas[3] en las que el trabajador puede hacer aportaciones voluntarias en su Afore de forma fácil y rápida:

  • Descuentos vía nómina: el trabajador interesado solicita a su patrón el descuento periódico de aportaciones de ahorro voluntario.
  • Domiciliación a cuenta bancaria: solicitándolo en el sitio web de la CONSAR o a través de un agente promotor.
  • Depósito en ventanilla o transferencia a tu Afore desde el portal de tu banco.
  • Tiendas de conveniencia: 7-Eleven, Círculo K, Telecomm y Extra de todo el país, en donde se pueden realizar depósitos a la cuenta individual desde 50 pesos como mínimo. El trabajador necesitará proporcionar su CURP y entregar el monto que desea aportar al cajero de la sucursal. A cambio recibirá un comprobante de la operación para que, en su caso, revise con su Afore sobre el depósito en su cuenta individual.

 Como se refleja en la gráfica de la simulación, una persona de 25 años que inicia con aportaciones de ahorro voluntario de $300 pesos al mes ($3,600 anuales) a su cuenta individual de Afore y que mantiene ese ritmo de ahorro hasta la edad de retiro (65 años) puede acumular hasta $523,327 pesos, considerando que las Siefores han obtenido un rendimiento histórico real de 5.75%. Esta misma persona, en caso de haberla ahorrado debajo del colchón, hubiese acumulado únicamente $144,000 pesos, sin considerar aún la pérdida por inflación. En contraste, una persona de 35 años, bajo los mismos supuestos, podría acumular en Siefore hasta $272,392 pesos en lugar de $108,000 pesos; y una persona de 55 años podría acumular hasta $46,897 pesos en lugar de $36,000 pesos.

Sin duda, son evidentes las ventajas de ahorrar en un horizonte de largo plazo en un instrumento sólido como las Siefores. Además, resulta más rentable empezar el ahorro voluntario desde una etapa laboral temprana, aunque nunca es demasiado tarde. Este ahorro, al sumarlo a las contribuciones obligatorias en Afore, mejorará los ingresos y calidad de vida en el retiro. Es un esfuerzo que se hace HOY y que vale la pena.

Son muchos los beneficios que ofrecen las aportaciones voluntarias en la cuenta individual de Afore: mejor pensión al momento del retiro, ahorro de acuerdo a las posibilidades personales (ya que la mayoría de las Afore no establecen montos mínimos o máximos), posibilidad de retirar el ahorro voluntario en una sola exhibición o integrarlo, a decisión del trabajador, para el cálculo de la pensión, y a partir del 1° de enero de 2016, mayores beneficios fiscales respecto a los límites de deducibilidad personales.

 

[1] http://www3.inegi.org.mx/sistemas/sisept/Default.aspx?t=mdemo129&s=est&c=23598
[2] https://www.consar.gob.mx/otra_informacion/pdf/OECD-Review-Pension-Systems-Mexico-Highlights-ESP.pdf
[3] http://www.consar.gob.mx/principal/info_gral_trabajadores-imss_aportaciones_voluntarias.aspx

Aviso Legal
Acércate con un asesor de ahorro e inversión de Principal Financial Group para determinar cuáles son tus metas a corto, mediano o largo plazo. Principal Financial Group ofrece Soluciones Integrales de ahorro e inversión a largo plazo para satisfacer cada una de las metas financieras de nuestros clientes.