|    Autor:Principal

Iniciativas para optimizar el desempeño de las inversiones de los fondos de ahorro para el retiro en el SAR

Durante los últimos años, Principal en México ha impulsado fuertemente propuestas para mejorar los sistemas de ahorro para el retiro. Estas propuestas se encuentran sustentadas en la experiencia de la compañía en otros países así como en las recomendaciones y mejores prácticas señalados por organismos internacionales en materia pensionaria.

En conjunto, visualizamos una reforma integral en los sistemas de pensiones mexicano que:

  • Otorgue sustentabilidad financiera en el pago de pensiones justas para todos los mexicanos que participan y generan derechos independientemente del sistema en que coticen o, en su caso, trabajen por cuenta propia.
  • Promueva la responsabilidad personal de los trabajadores en relación con ahorrar para su futuro y su retiro.
  • Facilite una mayor participación del gobierno y las empresas en la promoción de una mayor y mejor educación previsional de los trabajadores así como en aportaciones conjuntas –con incentivos fiscales atractivos- para potenciar el logro de pensiones adecuadas.
  • Procure la participación universal y activa, genere derechos de propiedad plenos y recursos totalmente heredables.
  • Elimine la carga intergeneracional que actualmente existe para la generación AFORE[1] y optimice la asignación del presupuesto público federal, estatal y municipal.
  • Favorezca un monitoreo periódico y continuo de sus avances y de los beneficios estimados conforme la evolución de los cambios demográficos, el mercado de trabajo y la economía en su conjunto, variables exógenas que impactan indudablemente los resultados esperados.

Por ello, seguimos dialogando abiertamente y proponiendo soluciones vanguardistas estudiadas y probadas a nivel internacional. En este sentido, un tema de gran relevancia en materia de administración de los ahorros para el retiro en esquemas de capitalización y cuentas individuales es la inversión de estos recursos.

¿Cómo se invierten los recursos del SAR?

En la regulación vigente, las AFORE están obligadas a invertir las aportaciones de ahorro para el retiro en cuatro distintas SIEFORE Básicas, establecidas de acuerdo con rangos de edad de los afiliados[2]. Cada sociedad de inversión tiene una composición de cartera diferenciada por su límite de exposición en activos de riesgo, especialmente en los límites de inversión en renta variable o instrumentos estructurados. Los trabajadores deben permanecer durante un tiempo y conforme avanzan en edad migrar a una SIEFORE de menor riesgo. Estas migraciones o “transferencias por aniversario” provocan una compra-venta de activos que no necesariamente resultan eficientes. En general, este tipo de fondos, bajo el cual operan las SIEFORE, se denominan “Fondos Objetivo de Riesgo”.

Al respecto, podemos decir que en 20 años de operación del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), las SIEFORE han obtenido un rendimiento nominal promedio de 11.52% y real promedio de 5.53%[3]. Los altos rendimientos generados históricamente han permitido que los ahorros pensionarios de los trabajadores hayan crecido sustantivamente debido a su participación en el saldo total, pues éstos se acumulan y reinvierten formando parte del capital inicial de cada periodo generando un mayor crecimiento. Este saldo total acumulado, administrado por las AFORE, está compuesto en su 57% por aportaciones tripartitas (trabajador, empresa y gobierno) y el restante 44% por rendimientos ganados[4]; situación que refleja el nivel de madurez de las inversiones de largo plazo.

Sin embargo, durante los últimos años a nivel mundial se ha observado un exceso de liquidez como consecuencia de las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales que ha resultado en una reducción de las tasas de interés y las primas de riesgo. Si bien la CONSAR ha realizado importantes cambios en la regulación, desde ampliar la familia de SIEFORE Básicas de 1 a 5 hasta ampliar gradualmente el régimen de inversión, observamos que este panorama financiero ha limitado los rendimientos de las SIEFORE en años más recientes y, por tanto, se requiere continuar empujando cambios en materia de inversiones.

¿Se pueden optimizar más las inversiones de los fondos de pensiones?

De nuestra experiencia global, los “Target Date Funds[6]” mejor conocidos como “Fondos Ciclo de Vida” han cobrado auge mundial en modelos pensionarios de contribución definida “voluntarios” derivado de una serie de factores como el envejecimiento poblacional. En 2001, Principal en Estados Unidos introdujo en el mercado los “Target Date Funds” y con mayor participación a partir de 2006 cuando se aprobó la legislación del enrolamiento automático en pensiones[7].

Este tipo de fondos permiten invertir bajo una composición de activos optimizada para cada etapa del ciclo de vida de las personas reduciendo la exposición en activos de riesgo a medida que se acerca la fecha objetivo, por ejemplo 65 años. De tal forma que entre más cercano se encuentre el trabajador a su etapa de retiro, el fondo tendrá una composición más conservadora. En este caso, el trabajador nunca cambiaría de SIEFORE, sino que la SIEFORE (o el Fondo Ciclo de Vida) iría ajustando su portafolio de forma paulatina y dinámica, evitando con ello la compra-venta de activos en momentos forzosos y/o pre-establecidos.

Las principales ventajas de los Fondos Ciclo de Vida:

  • Son transparentes en la revelación del riesgo asumido por cada fondo y en el rendimiento obtenido durante toda la etapa de ahorro del trabajador.
  • Establecen estrategias de más largo plazo y promueven una mayor flexibilidad en el régimen de inversión.
  • Permiten incorporar perfiles demográficos y de comportamientos en inversión del grupo objetivo.
  • Ofrecen una estrategia continua de ahorro, permitiendo que éste permanezca en el fondo en forma de renta vitalicia asegurando el pago de una pensión durante toda la vida en retiro.
  • Toman en cuenta riesgos potenciales de pérdida, de poder de compra, de vivir más de lo estimado y de no haber ahorrado lo suficiente antes del retiro. 

En la experiencia internacional, los límites de inversión en fondos de pensiones latinoamericanos permiten hasta el 80% en renta variable y hasta el 100% en valores extranjeros para los fondos integrados por las generaciones más jóvenes[8]. La posibilidad de cambiar el esquema de inversión actual de las SIEFORE (Fondos Objetivo de Riesgo) a un esquema “Fondos Ciclo de Vida” abre la posibilidad de realizar una apertura en los límites actuales que definitivamente potenciarían el logro de mejores rendimientos en el futuro.

 

[1] Administradoras de Fondos para el Retiro.

[2] SIEFORE es Sociedad de Inversión Especializada de Fondos para el Retiro. SIEFORE Básica 1 (invierte recursos de los afiliados de 60 años en adelante), Básica 2 (de 46 a 59 años), Básica 3 (de 37 a 45 años) y Básica 4 (de 36 años o menos). De acuerdo con las disposiciones publicadas el 24 de septiembre de 2015 en el Diario Oficial de la Federación DOF, se creó la SIEFORE Básica de Pensiones (SB0) con el fin de invertir los recursos de los trabajadores que tengan 60 años de edad o más y que están próximos a realizar retiros totales por pensión o negativa de pensión, así como, los trabajadores del ISSSTE con Bono de Pensión redimido que tengan 63 años o más. Boletín CONSAR:http://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/61575/bol_38-15_Nueva_SIEFORE_SB0.pdf

[3] CONSAR, Panorama general del SAR, cifras al cierre de mayo de 2017.

[4] CONSAR, 4to Informe Trimestral al Congreso 2016. Cifras al cierre de diciembre de 2016.

[5] CONSAR (noviembre 2016), Presentación de Carlos Ramirez a la Comisión de Seguridad Social del Senado de la República. Carlos Ramirez: “A la par de casi todos los sistemas de pensiones en el mundo, los rendimientos de las SIEFORE han mostrado una tendencia a la baja”.

[6] Target Date Funds, como se conocen en Estados Unidos.

[7] En 1994 se implementó el primer target date fund (Barclays Investment Bank).

[8] CONSAR, presentación de Carlos Ramirez a la Comisión de Seguridad Social del Senado de la República. Noviembre 2016.