|    Autor:Principal Financial Group México   |    Fuente:Departamentos de Estudios

¿Estudiante universitario? Metas que puedes planear desde hoy

universitario

Todos recordamos nuestra época en el bachillerato y la universidad, la mejor etapa –a decir de muchos- para construir relaciones de amistad y adquirir una serie de conocimientos básicos que perdurarán toda la vida. Durante este período, las obligaciones son mayores, pero no se compara con la diversión en clase, las reuniones con los amigos, los cumpleaños, el primer amor, las primeras salidas al antro. Se vive en color rosa. Nuestros padres dirían: “tu única obligación es estudiar” y es cierto, pero además de esta frase trillada, un buen consejo para los jóvenes es orientarlos sobre cómo prepararse para salir al mundo real, donde enfrentarán múltiples decisiones financieras, por ejemplo: dónde trabajar, qué coche comprar y cómo financiarlo, si quieren continuar con los estudios, ir de intercambio o trabajar y estudiar al mismo tiempo, elegir un fondo de inversión, comprar una casa o ahorrar para el retiro. Todas estas decisiones implican planear y, al final, destinar u obtener un valor monetario esperado.

¿Quién prepara y dónde se preparan los jóvenes para tomar esas decisiones?, ¿quiénes les transmiten la importancia de planear su futuro? La verdad es que pocas personas son “ahorradoras natas” y lo hacen porque lo ven en casa, con sus papás, con sus abuelos; sin embargo, estas personas tienden a tomar decisiones subóptimas, es decir, ahorran pero no invierten ni diversifican adecuadamente. En otras palabras, crecen ganando poco: si hubiesen planeado comprar una casa desde el primer empleo, hubiesen comprado una más adecuada; si hubiesen planeado el retiro desde el primer empleo y ahorrado voluntariamente, tendrían una vida en la vejez más cómoda.

Una encuesta realizada para jóvenes mexicanos entre 15 y 29 años, reveló que 54% de ellos no lleva ningún registro de gasto, deudas o ingresos y, aunque su principal meta es comprar una casa y cuentan con claridad sobre la importancia del ahorro, no ahorran. Otro resultado interesante es que entienden la diferencia entre ahorro e inversión; sin embargo desconocen qué instrumentos existen, por ejemplo, 88% de los jóvenes no conocen los fondos de inversión, 89% las acciones de la bolsa de valores y 75% las inversiones a plazos o pagarés[1]. En general, los jóvenes no tienen conocimientos financieros porque no tienen dónde aprenderlos, sobre todo ante un escenario de mercados financieros más complejos y sofisticados.

Para cualquier país, la instrucción financiera de los jóvenes es importante porque las decisiones que tomen en su futuro impactarán indudablemente en el desarrollo y el crecimiento. Por ello, se requieren acciones, estrategias educativas y políticas públicas acordes a sus necesidades. De acuerdo con la CONAPO y el INEGI, existen en México 31.8 millones de jóvenes entre 15 y 29 años[2]. En 2016 representan el 26% de la población total y, en 2050, representarán el 20%. Éstos serán los adultos mayores próximos a pensionarse.

Si bien hoy no existe en práctica una política de educación financiera que se imparta en las escuelas, la reciente Política Nacional de Inclusión Financiera contempla -en su primer eje- promover la educación financiera en los planes de estudio de la educación básica. Será interesante observar cómo se integran también conocimientos financieros básicos así como materias de finanzas personales en la educación media y superior para preparar de forma integral a los jóvenes del futuro. Porque aun las personas con formación profesional tienden a tomar decisiones financieras inadecuadas. Otra buena noticia es que todos los jóvenes que recibieron su número de seguridad social permanente en la reciente campaña realizada por el IMSS para otorgar seguridad social a estudiantes universitarios podrían realizar su trámite de AFORE e iniciar con su ahorro para el retiro[3].

En el futuro, la impartición de educación financiera desde edades tempranas ayudará a sopesar la baja cobertura de las pensiones relacionada con la dinámica en el mercado laboral formal, ya que fomentará la importancia de la planeación financiera per se. Actualmente, la cobertura en pensiones  abarca aproximadamente a 35% de la población ocupada, básicamente porque un alto porcentaje de las personas trabajan en la informalidad (57%)[4]. En definitiva, la educación financiera es una inversión en el capital humano de la población; los programas y las estrategias que se dirijan hacia la población más joven serán efectivos para delinear comportamientos de largo plazo y adquirir habilidades para el resto de la vida.

En este sentido, una de las metas de los jóvenes del mañana será contar con un plan de pensiones (llámese AFORE, plan privado de pensión o plan personal de retiro) que los acompañe durante su vida laboral activa.

Por lo pronto, para que los jóvenes se animen a planear su futuro y tomen decisiones de ahorro e inversión adecuadas, aquí les presentamos algunos consejos básicos:

 

  • Buscar asesoría sobre cómo manejar los gastos y establecer metas. Es importante que los jóvenes se informen sobre cómo distribuir adecuadamente sus ingresos entre sus distintos gastos así como establecer objetivos que puedan alcanzarse a través del ahorro. Existen diversas instituciones financieras que cuentan con herramientas o cursos en línea que pueden aprovechar para familiarizarse e incursionar en el mundo de las finanzas personales. Además, diversas instituciones financieras tienen juegos interactivos que permiten aprender de forma divertida sobre las finanzas, el ahorro y la inversión.
  • Establecer un presupuesto y monitorearlo mediante el registro de los ingresos, gastos y deudas. Existen en el mercado diversas aplicaciones móviles que ayudan de una forma sencilla a realizar cálculos y brindar soluciones personalizadas acorde con las necesidades de cada persona y que incluso cuentan con alarmas y recordatorios sobre ciertas acciones predefinidas. Es recomendable buscar alguna aplicación que permita establecer metas y en la que se pueda revisar el avance.
  • Informarse sobre las ventajas fiscales de realizar aportaciones de ahorro de largo plazo y sobre la diversificación de las inversiones. Los jóvenes que trabajan en el mercado laboral formal pueden aprovechar los beneficios fiscales del ahorro de largo plazo al presentar la declaración anual. Asimismo, es útil aprender sobre las relaciones riesgo-rendimiento-diversificación de las inversiones para tener suficiente calma durante los períodos de volatilidad de los mercados financieros.
  • Empezar desde hoy. Para las metas que impliquen una cantidad mayor de dinero y, en consecuencia, un horizonte mayor para alcanzarlas, como comprar una casa o planear el retiro, conviene empezar lo antes posible para aprovechar las ventajas del interés compuesto relacionado con períodos más prolongados de inversión. Para el caso del retiro, las AFORE son una excelente solución en términos de rendimientos, comisiones y exposición al riesgo de las inversiones.

 

En la medida que la población más joven esté preparada para tomar decisiones financieras informadas y adecuadas, mejorará la cultura y la educación financiera de la población en general; porque la mejor transferencia de conocimientos se da en casa, con el hábito y el ejemplo. Asimismo, los niveles socioeconómicos más vulnerables tendrán mejores capacidades para enfrentar la crisis, formar un patrimonio y mejorar su calidad de vida. La educación de los niños y jóvenes es tarea de todos: de la sociedad, de la academia, de las empresas y del gobierno, así como de la sociedad civil organizada.

 

[1] Encuesta Cultura Financiera en los jóvenes, Banamex-UNAM
[2] Proyección CONAPO con base en Censo 2010
[3] http://www.gob.mx/afiliatealimss/articulos/el-numero-de-seguridad-social-sera-el-mismo-para-toda-la-vida
[4] INEGI, cifra al primer trimestre de 2016

Aviso Legal
Acércate con un asesor de ahorro e inversión de Principal Financial Group para determinar cuáles son tus metas a corto, mediano o largo plazo. Principal Financial Group ofrece Soluciones Integrales de ahorro e inversión a largo plazo para satisfacer cada una de las metas financieras de nuestros clientes.