|    Autor:Alan Gómez Marin   |    Fuente: Director de Servicios Especializados para el Retiro

5 consejos para planificar el presupuesto familiar 2016

planificar-presupuesto

Durante diciembre muchas empresas comienzan a hacer sus previsiones presupuestales, con el fin de distribuir de la forma más conveniente el presupuesto del que dispondrán, saber de dónde vendrá el capital y en qué lo invertirán. Sin embargo, esta práctica no debe ser exclusiva del ámbito de los negocios, pues también se puede aplicar  al presupuesto familiar y podemos comenzar a hacerlo este inicio de año 2016.

Desarrollar un presupuesto anual familiar es una práctica poco común para los mexicanos y a veces resulta difícil, ya que de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), sólo el 20% de la población adulta del país (14 millones aproximadamente) lleva un registro puntual de sus gastos[1]. No obstante, esta práctica tiene amplios beneficios para quienes la llevan a cabo. Por ejemplo, les permite tener un mayor control de los gastos a corto, mediano y largo plazo, les ayuda a prevenir imprevistos, hace posible que las familias conozcan su capacidad de ahorro, pueden anticipar ingresos extras a lo largo del año que pueden destinar a sanear su cartera, y, lo más importante, disminuye las posibilidades de poner en riesgo el patrimonio familiar.

 

A continuación, te daremos cinco recomendaciones para desarrollar tu presupuesto familiar 2016:

1.- Lo más importante es dar el primer paso

Para poder desarrollar el presupuesto familiar 2016, lo primero que hay que hacer es tomar la iniciativa. Platícalo con tu familia y busquen un momento de convivencia. El siguiente paso es establecer los ingresos que esperan obtener a lo largo del año, incluyendo, de ser posible, las percepciones extras por prestaciones o bonos. Para ello deberán enlistar los gastos fijos, tales como el pago de luz, teléfono, colegiaturas, renta, créditos ya adquiridos, etcétera. Posteriormente, deberán establecer los gastos variables, como el servicio de televisión de paga, gastos de entretenimiento, gimnasio, celular, entre otros.

Todo lo anterior les permitirá tener un amplio panorama de la cantidad de dinero que la familia percibirá y gastará durante el año, así como de la cantidad que les sobrará.

2.- Establezcan metas familiares de ahorro

El ahorro a mediano y largo plazo son dos elementos que deberán considerar dentro de su presupuesto, por lo cual resulta fundamental incluir en el rubro de “gastos fijos” un porcentaje dedicado al ahorro. Es importante establecer el objetivo y plazo de la cantidad que se ahorrará. Por ejemplo, si en la familia hay hijos pequeños, sería conveniente que papá y mamá comiencen a ahorrar para el momento en que sus hijos vayan a la universidad. Otro rubro de peso importante es el ahorro para el retiro, lo cual implica pensar en el largo plazo. La cantidad destinada a incrementar tu ahorro para el retiro, puede ser invertida en instrumentos que generen rendimientos.

Aquí vale la pena comentarles que ahorrar para el largo plazo, en Afore, en un plan privado de pensión ofrecido por sus empresas o en un plan personal de retiro, tiene incentivos fiscales que se pueden aprovechar para recuperar en su declaración anual parte de los impuestos sobre la renta pagados e incrementar así su capacidad de ahorro. Las deducciones por conceptos personales, incluido el ahorro voluntario de largo plazo, realizados en 2015 tiene en conjunto un incentivo fiscal de 10% de los ingresos anuales del contribuyente o cuatro salarios mínimos anuales, lo que resulte menor. El próximo año estos incentivos fiscales personales mejorarán sustantivamente. Exclusivamente el ahorro voluntario de largo plazo tendrá un límite deducible de 10% de los ingresos o cinco salarios mínimos anuales.

Si no sabes bien cómo planear tu ahorro e invertir, acércate a un asesor financiero que pueda guiarte para iniciar o complementar el ahorro para tu retiro. Paralelamente puedes incrementar tu Afore mediante aportaciones voluntarias.

3.- Piensen en los imprevistos

Una vez establecido el panorama general de los ingresos y egresos familiares para 2016, será momento de pensar en los imprevistos. Dichos gastos pueden originarse por muchos motivos, desde una reparación urgente que se debe realizar en el departamento o casa, hasta el pago del deducible de un seguro, ya sea automotriz o de gastos médicos, entre otros. Un imprevisto sucede en cualquier momento, por lo que es recomendable disponer de un porcentaje del dinero sobrante del presupuesto de ingresos y egresos. Es decir, tener liquidez de inmediato. La cantidad que se destine al rubro de imprevistos irá incrementando conforme van pasando los meses. Si el dinero destinado a “emergencias” no se utilizó al final del año, no lo gastes, inviértelo en un instrumento que te permita sacarlo inmediatamente por si lo llegas a requerir, y comienza el próximo año de cero en tu rubro de ahorro para imprevistos. Este ahorro, así como el destinado a tu retiro, deben ser constantes. Un ahorro del 10% para cada uno de ellos es lo recomendable.

4.- Calculen sus posibilidades de endeudamiento

¿Y qué pasa si a mitad del año, la familia decide hacer un gasto que no estaba dentro del presupuesto, utilizando algún tipo de crédito? Por ejemplo, adquirir un auto nuevo o cambiar el televisor por uno de última generación. El hecho de no haber contemplado estos gastos adicionales no quiere decir que no sea posible realizarlos. No obstante, tendrán que llevar a cabo una revisión y reajuste de su presupuesto, sabiendo por adelantado a cuánto ascenderían los pagos mensuales para incluirlos dentro del rubro de “gastos fijos” a lo largo del plazo del crédito.

Dentro de las adecuaciones presupuestales es posible reducir algunos de los gastos variables para dedicarlos al pago del crédito; sin embargo, hay que hacer énfasis en no reducir o modificar las cantidades dedicadas al ahorro a mediano y largo plazo así como aquella cantidad dedicada a los imprevistos y al retiro.

5.- Establezcan las metas familiares

Existen  planes  que son importantes para toda  familia y deben ser considerados en un presupuesto anual: las vacaciones, la fiesta de XV años o la remodelación de la casa, por ejemplo, son gastos que habrá que incluir. De esta manera podrán identificar el mejor momento del año para llevar a cabo sus metas, de forma presupuestada, con tranquilidad y sin comprometer su estabilidad financiera  para el resto del año.

Hay que considerar que los gastos para estos planes familiares no deben ser tomados de otros rubros, como el ahorro para imprevistos o el retiro de papá y mamá. Deben ser considerados como un gasto fijo adicional, que se adapte a sus metas durante 2016 y a las metas familiares que se tengan en años subsecuentes.

Realizar la planeación del presupuesto anual familiar traerá para ti y tu familia grandes beneficios: no sólo los unirá como familia, sino que les permitirá inculcar la cultura del ahorro en los hijos, evitará que se ponga en riesgo el patrimonio familiar por gastos excesivos y ayudará a materializar sus sueños y planes en el corto, mediano y largo plazo.

 

[1] http://www.cnbv.gob.mx/Inclusi%C3%B3n/Documents/Encuesta%20Nacional%20de%20IF/An%C3%A1lisis%20Descriptivo%20ENIF%202012.pdf

Aviso legal
Acércate con un asesor de ahorro e inversión de Principal Financial Group para determinar cuáles son tus metas a corto, mediano o largo plazo. Principal Financial Group ofrece Soluciones Integrales de ahorro e inversión a largo plazo para satisfacer cada una de las metas financieras de nuestros clientes. Principal Financial Group está comprometida en generar una mayor cultura financiera.