|    Autor:Alan Gómez   |    Fuente:Director de Ventas de Principal Afore

Tus doce propósitos financieros para iniciar el año

tus-doce-propositos

Ha llegado un nuevo año y con él asumimos nuevos retos, nuevas oportunidades, planes y proyectos que nos pueden ayudar a tener un rumbo más claro, una meta mejor definida y para ello nuestros propósitos financieros 2015 juegan parte fundamental. ¿Ya pensaste tus propósitos financieros para este año? Es muy fácil perdernos conforme avanzan los meses, sobre todo cuando nuestro propósito es muy ambicioso o con una fecha a largo plazo.

Por esta razón, te damos doce consejos que te ayudarán a lograr tus propósitos financieros, uno para cada mes del año y así tener un feliz y próspero 2015.

Enero: Elabora tu presupuesto anual

El primer paso es hacer una lista de tus ingresos y egresos. Si ya tienes la costumbre de anotar tus pagos y gastos, te será muy fácil elaborarlo, de lo contrario contempla todos los rubros de egresos durante el año, tales como colegiaturas, rentas o pago de la hipoteca, mensualidades del auto, el pago de los servicios (agua, luz, internet, gas), transporte, súper, etc. Una vez que hayas desglosado todos tus egresos vs. tus ingresos, revísala e identifica aquellos gastos innecesarios y establece prioridades.

Febrero: Invierte en un fondo de inversión para imprevistos

Uno nunca estará preparado para emergencias o accidentes inesperados, pero un fondo especial para imprevistos puede ayudar mucho, al menos a reducir la tensión económica-financiera del problema. En este sentido, mi consejo es que consideres dentro de tus propósitos financieros la inclusión de un fondo de inversión exclusivamente para imprevistos, tales como: una cirugía médica de emergencia, un accidente, una catástrofe natural o pérdida de empleo. Determina el monto ideal para tu “imprevisto” y resguárdalo en el fondo de inversión de tu elección, con el fin que los rendimientos hagan crecer tu ahorro.

Marzo: Meta y disciplina financiera

De nada sirve que ahorres sin un objetivo bien definido, ya que al final corres el riesgo de utilizar este ahorro en compras no planeadas. Define el objetivo, plazo e importe de tu meta financiera.

Abril: Control en tus pagos (deudas)

Nunca descuides pagar en tiempo y en forma aquellos compromisos de pagos que hayas adquirido. Que tus deudas no te controlen, anticipa las posibles consecuencias de los intereses moratorios y cúbrelos a la brevedad para salir en números negros.

Mayo: Invierte la fórmula del ahorro

Estamos acostumbrados a ahorrar lo que nos “sobra” a fin del mes, sin embargo el problema es que al final del sueldo nos sobra mucho mes. Mi consejo en este sentido es invertir la tradicional fórmula de “Ingreso – Gasto = Ahorro”, por la fórmula Principal de “Ingreso - Ahorro = Gasto”. Establece como hábito el apartar y ahorrar un porcentaje acorde a tu meta de ahorro.

Junio: Ahorra para tu retiro (El 10% de todo lo que ganes, ahórralo)

Te aconsejo que leas el libro de “El hombre má$ rico de Babilonia”, del autor George S. Clason. Entre sus casi 50 páginas, me gustaría destacar una acción vital dentro de “las cinco leyes de oro” que dice “reserva no menos de una décima parte de tus ganancias para crear un bien en previsión de tu futuro y del de tu familia”. Pocas veces pensamos en nuestro retiro y cuando empezamos a preocuparnos por una pensión digna, ya es demasiado tarde.

Julio: Genera ingresos extras

Si tienes un hobby puedes sacarle un provecho económico vendiendo tus creaciones a través de sitios web. Muchas personas aprecian más un trabajo artesanal que la producción en serie y esto representa una oportunidad de ingreso adicional. También puedes generar ingresos adicionales de tu conocimiento, por ejemplo, si dominas un idioma extranjero, puedes dar clases en tu tiempo libre.

Agosto: Evita hipotecar tu salario

Recuerda que las tarjetas de crédito no son una extensión de tu salario. Procura evitar hipotecar tu nómina mediante el uso excesivo de las mismas. Identifica muy bien tus compras mediante un esquema de pago a “meses con o sin intereses” y reserva este método para aquellos pagos cuyo importe sea  por lo menos del doble de su tiempo de vida.

Septiembre: Gastos que te generan ahorros

Procura no hacer compras compulsivas, sino racionales. A veces es muy difícil distinguir entre un deseo, un impulso y una verdadera necesidad. Para evitar esto te sugiero te plantees la siguiente pregunta antes de cada compra: ¿Este gasto me genera un ahorro? Por ejemplo: Si vives muy cerca de tu trabajo, posiblemente comprar una bicicleta con el fin de transportarte a tu oficina te podría generar un ahorro… por otro lado, si gastas mucho tiempo y dinero en transporte público para llegar a tu trabajo, un gasto que te puede generar un ahorro sería el adquirir un automóvil que consuma poca gasolina. Si gastas mucho dinero  bimestralmente en tu recibo de luz, un gasto que te puede generar un ahorro sería cambiar tu luminaria por focos LEED o inclusive cambiar tu viejo refrigerador por uno de bajo consumo energético (una inversión con ahorro a largo plazo).

Octubre: Fondos de inversión (haz crecer tu dinero)

Seguramente para esa fecha ya habrás ahorrado un importe significativo y ahora te estarás preguntando ¿Qué hago ahora con este dinero? Una buena herramienta para conservar el valor de tu capital, sin que este se deprecie por la inflación, es abrir un fondo de inversión que te permita hacer crecer tu dinero. Los fondos de inversión son diversos y van acorde a cada perfil de inversionista, solicita una asesoría personalizada para definir cuál portafolio de inversión se ajusta al tuyo.

Noviembre: Educación financiera

Una vez que hayas experimentado por tu propia cuenta la satisfacción de ahorrar e invertir, fomenta la cultura del ahorro con tus hijos o tu familia. Como parte de una educación financiera incentiva el ahorro regalando una alcancía. Otra excelente opción para fomentar la educación financiera, es descargando la app interactiva de “La importancia del ahorro” dando clic aquí.

Diciembre: Potencializa tu aguinaldo

Este mes es ideal para sacarle provecho a tu aguinaldo o bono de fin de año, sin embargo debes de ser muy cauteloso en el momento de decidir qué hacer con el – pagar deudas, comprar regalos, cena de navidad, unas vacaciones, gastos que te generen ahorros, etc; mi sugerencia en esta temporada es que trates de darle un fin propositivo a este importe en lugar de hacer compras impulsivas o que comprometan tus próximas quincenas. Puedes potencializarlo si lo administras con sabiduría y cautela.

La planificación financiera hoy en día es vital y te permitirá tener una idea más clara de dónde estás, qué es lo que quieres lograr y los pasos a seguir para cumplir con tu propósito financiero. Una buena planificación hará que tus finanzas personales o familiares terminen con saldo a favor este año y los años venideros.

 

Aviso Legal
Acércate con un asesor de ahorro e inversión de Principal Financial Group para determinar cuáles son tus metas a corto, mediano o largo plazo. Principal Financial Group ofrece Soluciones Integrales de ahorro e inversión a largo plazo para satisfacer cada una de las metas financieras de nuestros clientes.