|    Autor:Principal

¿Qué onda con mi Afore ahora que soy joven?

Si estás a punto de salir de la universidad o iniciando tu primer trabajo, estas comenzando el camino para cumplir todas tus metas profesionales, pero también debes planear algo muy importante, tu futuro. La manera más sencilla de empezar es definiendo objetivos personales simples y concretos a lo largo de tu vida, que te permitan tomar decisiones financieras correctas más fácilmente. Puedes consultar a un asesor en el ahorro a largo plazo que te ayude a definir el mejor camino para que disfrutes sin contratiempos tus años después de tu retiro laboral.

 Tu primer sueldo es un gran logro para ti, por lo que se vale disfrutarlo y premiar tu esfuerzo, pero también destina una parte para tu retiro. Considera que lo que logres acumular en tus años laborables será con lo que disfrutarás tu vejez. Por ello piensa que el ahorro para tu jubilación debe ser igual de importante que el ahorro a corto y mediano plazo.

 El nivel de aportación o porcentaje del sueldo que cada persona ahorra hasta el final de sus días laborales, que es alrededor de los 65 años, tiene que ver por una parte con el nivel de aportación obligatoria estipulada en la Ley del IMSS y, por otra, con el nivel o monto de aportaciones voluntarias para el retiro que el trabajador decida ahorrar (Ahorro Voluntario). El nivel de aportación obligatoria de los trabajadores que cotizan en el IMSS y que se deposita bimestralmente en su cuenta de ahorro para el retiro, es de un 6.5% sobre el salario del trabajador, del cual, el trabajador solo aporta el 1.125% y el restante  es financiado mayormente por su patrón y una proporción menor por el Gobierno[1].

 Pero ¿Qué es una Afore?, ¿Cómo elegir una?, ¿Me convienen las aportaciones voluntarias?, son muchas preguntas para las que quizá no tengas respuestas. No te preocupes, las respuestas están aquí y son muy sencillas.

 ¿Qué es una afore y cómo funciona?

La Afore es una Administradora de Fondos para el Retiro, es decir, una empresa financiera que administra e invierte los fondos para el retiro de las personas que pertenecen al trabajo formal y son cotizantes en el IMSS o ISSSTE. Cada persona que está inscrita en una Afore tiene una cuenta individual que es personal y única. En esta cuenta, a lo largo de tu vida laboral se acumularán los recursos que realizarán periódicamente la empresa en la que trabajes, el gobierno y tú. Estos recursos destinados a tu Afore serán descontados automáticamente de tu nómina por la empresa para la que trabajes. Todo los recursos que acumules en tu cuenta individual  se invierten en instrumentos llamados SIEFORES (Sociedades de Inversión Especializadas para el Retiro), con el objetivo de hacer crecer tu patrimonio para el futuro invirtiendo en proyectos adecuados a cada etapa de tu edad.

 ¿Cómo me inscribo a una Afore?

Una vez que hayas elegido tu Afore inicia el proceso de inscripción. Contáctalos y obtén una cita para que un asesor te visite, o si lo prefieres también puedes acudir a solicitar el trámite en la sucursal de tu preferencia. Otra opción aún más sencilla es realizar una pre-solicitud de registro a través del portal www.e-sar.com.mx, en donde deberás proporcionar:[2]

  • Nombre completo
  • CURP
  • AFORE en la que deseas registrarte
  • Teléfono de contacto
  • Domicilio
  • Correo electrónico
  • Horario de contacto

 En caso de que ya lleves tiempo trabajando y no sepas cuál es tu Afore, llama a SARTEL al (0155) 13-28-5000 o visita la  página www.e-sar.com.mx.

¿Me conviene hacer Aportaciones Voluntarias a mi Afore?

Las Aportaciones Voluntarias son contribuciones que tú puedes realizar de forma libre y a la medida de tu capacidad económica. Entre mayores y más frecuentes sean tus aportaciones, más rápido crecerá tu ahorro y tendrás mejores rendimientos, también incrementarás tu tasa de reemplazo (la tasa de reemplazo es la relación que hay entre la pensión que vas a recibir, en comparación con tu último sueldo vía nómina[3]), esto te permitirá disfrutar de mejor manera tu retiro y cumplir tus objetivos de vida. Así que planea hacer estas contribuciones periódicamente durante toda tu vida laboral.

 Adicionalmente, también es importante poner atención a los siguientes tres puntos:

 Revisa tus datos personales: Revisa que tu nombre, dirección, Número de Seguro Social (NSS), Clave Única de Registro de Población (CURP) o Registro Federal de Contribuyentes (RFC) estén correctos en tu estado de cuenta. Si existiera algún error, comunícate a tu Afore y pide que lo corrijan para evitarte problemas en el futuro.

 ¿Tienes un homónimo?: Tener un homónimo quiere decir que un Número de Seguridad Social (NSS) está asignado a 2 personas o más, que tienen el mismo nombre o un nombre parecido, por lo que tus ingresos pueden estar siendo colocados en la cuenta de otra persona. Si esto sucede debes de solicitar a la brevedad la corrección tanto en tu Afore como en el IMSS (acudiendo a la subdelegación del IMSS en la que estas dado de alta), también apóyate en tu asesor quien es experto en estos temas y podrá aconsejarte de la mejor manera para hacer el cambio y que tu dinero esté trabajando en tu cuenta de Afore y a favor tuyo.

 Tu estado de cuenta te llegará 3 veces al año: En tu estado de cuenta podrás ver el saldo acumulado por las aportaciones y los rendimientos obtenidos, así como el saldo en tu subcuenta de vivienda. Si no lo recibes ponte en contacto con tu Afore para que te empiecen a llegar, o bien revisa que tus datos están actualizados.

 Ahora que eres joven, es el mejor momento para pensar en tu futuro y comenzar a ahorrar para tu retiro. Prepárate lo mejor posible, conoce mejor tu Afore, los beneficios que ésta te puede dar, así como la manera de hacer crecer tu ahorro y estar preparado para cuando te jubiles. Disfruta de tu juventud y del largo camino que te espera, pero a partir de hoy también recuerda que tu Afore te acompaña a donde tú vayas.

 

Tip: Además de ahorrar en tu Afore, apóyate en un asesor financiero certificado que te ayude a diversificar tu estrategia con otros instrumentos de inversión para lograr tus metas. No sacrifiques el ahorro que tanto trabajo te ha costado.

 


[1]
De acuerdo con el Artículo 168 de la Ley del IMSS vigente. 

[2] Consar 

[3] Condusef