|    Autor:Principal Financial Group México   |    Fuente:Departamento de Estudios

El ahorro, la inversión y la acumulación de activos: tips para los jóvenes

AV

Decía el Dr. Moshe A. Milevsky en el Segundo Principal Forum, celebrado en febrero pasado, que el capital humano es fundamental para suavizar el ciclo de vida y alcanzar seguridad financiera al retiro. El concepto de ahorro va más allá de cuánto guardar de los ingresos, significa cómo acumular activos y riqueza. El tema es sencillo. Todas las personas empiezan a acumular activos al iniciar los estudios, el primero de todos es el capital humano. “El capital humano es el valor económico potencial de la capacidad productiva de una persona, gracias a los conocimientos adquiridos en la escuela, en la universidad o  a la experiencia”[1]. Según el Dr. Milevsky, “un valor aproximado sería sumar los ingresos que una persona esperaría ganar a lo largo de su vida laboral de acuerdo con la carrera profesional elegida”. 

A partir del primer pago de nómina, las personas empiezan a obtener ganancias (ingresos) por su capital humano y, con ello, empieza la toma de decisiones financieras: comprar un auto, una casa, abrir un fondo de inversión, realizar viajes, gastar en ropa, ahorrar para el retiro, iniciar un negocio. Es entonces cuando también se podría iniciar con la acumulación del capital financiero, suma de dinero que -en lugar de haber sido gastada- ha sido ahorrada y trasladada al mercado financiero o inmobiliario, por ejemplo, con el fin de obtener una renta de capital o rendimiento. 

¿Y qué significa todo esto? Que el momento ideal para empezar con el ahorro para el retiro está ligado con el primer empleo, donde la acumulación del capital humano empieza a crecer más lento o, incluso, a decrecer. Un joven que a los 25 años consigue su primer empleo y que se retira a los 65 años, trabajará en total 40 años y vivirá en promedio 18 años más –equivalente a casi 45% de los años de vida laboral activa. Por ello, para lograr un objetivo de ingreso al retiro mínimo de 70% del último sueldo, la recomendación es ahorrar voluntariamente para el retiro entre 7% y 8% del sueldo si es que están cotizando  ante un instituto de seguridad social y cuentan con una AFORE, o bien, ahorrar entre 13% y 18% si es que son trabajadores o profesionistas independientes en alguna institución financiera formal que se especialice en productos de inversión de largo plazo, preferentemente enfocados en pensiones. Cabe destacar que, cualquier persona puede tener una cuenta individual en AFORE, cotizante o no en un instituto de seguridad social, con patrón o trabajando por su cuenta (médicos, comerciantes, empresarios, freelancers, etc.). Solo tiene que acercarse a la AFORE de su elección o llamar a SARTEL 01800- 5000-747 (sin costo) para obtener la información que necesita.

Entre más temprano se empiece a ahorrar para el retiro, más pronto se podrán obtener las ventajas de la inversión y rendimientos de largo plazo. En el cuadro ejemplificamos la diferencia entre simplemente ahorrar e invertir. Una persona de 25 años que empieza a ahorrar $300 pesos al mes ($3,600 pesos anuales) de forma constante, acumularía durante 5 años $18,000 en una institución que le otorga rendimientos nominales iguales a la inflación[2] (prácticamente es como tenerlos debajo del colchón); sin embargo, colocándolos en una institución que invierte esos ahorros y otorga rendimientos reales de 5.75% anuales, acumularía $20,192 pesos, es decir $2,192 pesos más. Esto significa que, además de mantener el valor adquisitivo de los ahorros, ganas por rendimientos 11% más. Ahora bien, si esa persona decide invertirlos por 10 años en lugar de 5, obtendría $46,897 pesos, $10,897 pesos más de lo que se conseguiría si solo los ahorrara, lo que es equivalente a una ganancia por rendimientos de 23% del monto ahorrado. Incluso, al dejarlos invertidos por 30 años y destinarlos, por ejemplo, para el retiro en su AFORE, obtendría $272,392 pesos, esto es, $164,392 pesos más de lo que se tendría si se guardaran debajo del colchón[3]. ¡Es una diferencia abismal! 

Además, de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre la Renta, una persona puede deducir de los ingresos ganados durante el ejercicio fiscal hasta 10% de éstos o 5 salarios mínimos anuales (aproximadamente $131,472 pesos), lo que resulte menor, por concepto de ahorro complementario o voluntario de largo plazo en las AFORE, aportaciones realizadas a planes privados de pensión o planes personales de retiro. Es atractivo ahorrar voluntariamente para el retiro, porque, además de los rendimientos ganados, la autoridad fiscal le  devuelve a la persona que utiliza este incentivo fiscal una parte de los impuestos pagados, monto derivado de deducir este tipo de aportaciones, lo que da  oportunidad de incrementar la capacidad de ahorro de las personas. 

Aquí les compartimos algunas recomendaciones a todos los jóvenes que recientemente han ingresado al mercado laboral –o están a punto de ingresar en esta nueva etapa- para que empiecen a acumular su capital financiero y generen un patrimonio sólido, aunque también aplican para cualquier persona sin importar la edad:

  • Cuida tus ingresos, no gastes por gastar.
  • Aparta un % de tu sueldo mensual. Por ejemplo, 20%. Una persona de 24 años tiene la posibilidad de apartar un porcentaje mayor del sueldo que una persona de 35 años que posiblemente se encuentre casada, con un hijo y con una hipoteca. Por ello, es importante empezar con un nivel de ahorro mayor para hacer ajustes posteriores sin afectar sustancialmente el ritmo de ahorro.
  • Fíjate metas de corto, mediano y largo plazo para después asignarles un tanto del porcentaje originalmente apartado del sueldo. Por ejemplo:

Corto plazo: un año

Mediano plazo: un año

Mediano plazo: dos años

Largo plazo: hasta cumplir 65 años

 

Viaje a Nueva York

Fondo de emergencias

Enganche del primer auto

Ahorro para el retiro

Suma Total

3%

5%

5%

7%

20%

 

  • Fíjate plazos razonables para no abortar la misión antes de alcanzar la meta. Al ir cumpliendo cada una de ellas, se podrá integrar una nueva meta y asignarle el mismo porcentaje de ahorro o redistribuirlo en las otras metas para alcanzarlas en un tiempo menor.
  • Elige la institución financiera que se hará cargo de invertir tus ahorros. Recuerda que ahorrar no es lo mismo que invertir. Existen en el mercado formal una variedad de instituciones financieras con distintos instrumentos que ofrecen rendimientos nominales por encima de la inflación. Investiga y compara, no te quedes con la primera opción.
  • Entre distintos instrumentos y entre distintas instituciones financieras; incluso diversifica tus opciones de inversión considerando el sector al que pertenece la empresa donde laboras.
  • Busca un asesor que te ayude a consolidar las metas que vas logrando. Por ejemplo, un experto financiero en pensiones que te asesore en elegir la mejor opción de AFORE en cuanto a rendimientos, comisiones y servicio, que resuelva tus inquietudes, que te informe en materia de ahorro voluntario y, sobre todo, que te haga sentir en confianza.
  • Sé constante con tu ahorro y cumple tus metas. La acumulación de activos financieros y, por ende, la seguridad financiera de tu futuro, requiere disciplina. Ése es el mayor reto, probablemente difícil, pero no imposible.

La composición de las sociedades está cambiando, estamos en proceso de envejecimiento mundial. Esto demandará cambios en la forma de asignar el gasto público, en la forma de invertir de las empresas y en las exigencias de nosotros mismos. Para los jóvenes será más difícil enfrentar este proceso, por ello debemos prepararnos. El ahorro es una de las principales acciones para formar un patrimonio, pues otorga protección, seguridad y tranquilidad a las personas. No lo dejes para mañana, ¡empieza hoy!

 

[1] http://www.economia48.com/spa/d/capital-humano/capital-humano.htm. Existen algunos factores que inciden en las diferencias de sueldos o salarios como la inteligencia, la tenacidad, el esfuerzo personal, la familia y, en el peor de los casos, la suerte que se pueda tener en la vida.
[2] En este ejercicio suponemos rendimiento nominal igual a la inflación, es decir, rendimientos reales iguales a cero.
[3] El rendimiento real histórico de las AFORE es 5.84%, según cifras CONSAR a marzo de 2016. 

Aviso Legal
Acércate con un asesor de ahorro e inversión de Principal Financial Group para determinar cuáles son tus metas a corto, mediano o largo plazo. Principal Financial Group ofrece Soluciones Integrales de ahorro e inversión a largo plazo para satisfacer cada una de las metas financieras de nuestros clientes.