Suscríbete al Boletín Principal

E-mail:*
Todos los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Diciembre

No hagas propósitos, fija objetivos para 2018

objetivos-2018

Todos hemos hecho alguna vez propósitos de año nuevo que pocas veces – por no decir nunca – cumplimos. Suelen quedarse en buenos deseos nada más, los cuales quedan en el olvido después de algunas semanas. De hecho, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Scranton, Pensilvania, el 92% de las personas que establece propósitos de año nuevo fracasan1.

Por eso muchos de los propósitos que establecemos se repiten cada año, por ejemplo: “ahora sí voy a bajar de peso”, “ahora sí me decidí a ahorrar”, “definitivamente dejaré de fumar”, entre varios otros.

¿Por qué sucede esto? Una explicación es que se plantean de una manera muy vaga, sin definir exactamente en cuánto tiempo lo vamos a lograr o qué es exactamente lo que tenemos que hacer para que eso suceda. En otras palabras: pocas veces son concretos o medibles.

Es hora de hacer las cosas de manera distinta, cambiar de estrategia y dejar de hacer propósitos de año nuevo y centrarnos en fijar objetivos a través de métodos que son más eficientes. Como por ejemplo los objetivos SMART (por sus siglas en inglés) – propuesto por Peter Drucker2 para utilizarlo en empresas y que después ha sido perfeccionado por otros autores.

 

SMART es un acrónimo en inglés que consiste en diseñar metas que cumplan con las siguientes características:

S – Specific (Específicos) Debemos definirlos de forma muy concreta, clara y acotada. Que no quepa duda acerca de qué exactamente queremos lograr.
M – Measurable (Medibles) La única manera de saber cómo vamos es que sean medibles para logar metas poco a poco, nunca
A – Assignable (Asignables) Deben especificar qué personas son responsables de lograrlas.
R – Realistas (Realistas) Las metas deben ser alcanzables, pero no fáciles. Nos deben retar.
T – Time related (Tiempo) Deben tener una fecha específica en el que debemos lograrlas.

 

Un ejemplo de un objetivo para este 2018  utilizando esta metodología puede ser el siguiente: “para el 31 de diciembre de 2018 habré aportado 60,000 pesos a mi plan de ahorro para el retiro (PPR)”. Veamos por qué cumple los criterios:

S - Es muy específica: define claramente qué es lo que queremos logar.
M - Es medible: sé que tengo que ahorrar cierta cantidad y puedo en todo momento saber cómo voy, medir mi progreso.
A - Es asignable: claramente está referida a mí como la persona que lo debe hacer.
R -  Es realista, siempre que tenga la capacidad de ahorrar 5,000 pesos cada mes – o bien una cantidad menor y utilizar parte de mis ingresos irregulares – como el aguinaldo o fondo de ahorro - para complementar el restante.
T -  Incluye una fecha específica de cumplimiento: el 31 de diciembre de 2018.

 

Además de establecer objetivos SMART, es importante empezar poco a poco, con pasos pequeños y crecer a partir de ahí. La idea es ver rápidamente un progreso que nos permita mantener nuestra motivación, que es determinante para alcanzar nuestros objetivos3.

Por eso este 2018 no hagas propósitos que se queden nuevamente sin cumplir. Establece objetivos SMART que te permitan alcanzar aquellas cosas que desde hace mucho tiempo quieres lograr.

 

Referencias
1 University of Scranton, Journal of Clinical Psychology
Peter Drucker, The Practice of Management.
Kansas State University, “How to Make your New Year’s resolution last one year, not one month”, ScienceDaily, 28 January 2015.

 

 
Compartir:
  

El mejor uso para tu aguinaldo: invertir en un Plan Personal de Retiro

invertir-ppr

En México todos los trabajadores tienen derecho a un aguinaldo anual, que equivale por lo menos a quince días de su salario base (o parte proporcional según el tiempo laborado) y debe pagarse antes del 20 de diciembre de cada año1.

Algunas personas utilizan ese dinero extra para pagar sus deudas, que no son más que compromisos adquiridos con anterioridad. Otras para gastos no recurrentes, como regalos de Navidad o para pagar la cena de fin de año con la familia.

Sin embargo, el mejor uso que le podemos dar al aguinaldo es invertirlo en nosotros mismos. Por la época del año, representa una oportunidad inmejorable para iniciar o incrementar nuestro ahorro para el retiro. Además, es el momento ideal para optimizar nuestra estrategia fiscal, buscando maximizar los beneficios a los cuales tenemos derecho, antes de que se termine el año.

 

¿Por qué destinar nuestro aguinaldo a un plan personal de retiro?

Una de las razones más poderosas es, sin duda, hacernos dueños de nuestro propio destino. Como hemos comentado anteriormente, las contribuciones obligatorias a los sistemas de ahorro para el retiro en México son de las más bajas del mundo e insuficientes para ofrecer a los ahorradores una pensión digna. De hecho, apenas alcanzarán para ofrecerle al trabajador promedio una pensión equivalente al 26% de su último sueldo cotizado2. Por eso es indispensable hacer un ahorro adicional aprovechando los estímulos fiscales a los que tenemos derecho.

Recordemos que un plan personal de retiro, conocidos como PPR,  es una cuenta especial que se abre en una institución autorizada por el SAT para ofrecerlos, como Principal Fondos de Inversión. Una de sus características es la deducibilidad: las contribuciones que hagamos a un plan personal de retiro son deducibles de impuestos hasta por el 10% de nuestros ingresos, sin exceder de 5 salarios mínimos elevados al año3 – en este caso $ 146,073 pesos.

Eso significa que en nuestra declaración anual podemos disminuir nuestra base gravable hasta por esta cantidad, en adición a las demás deducciones personales a las cuales tenemos derecho, lo cual a su vez representa un importante ahorro en el pago de nuestros impuestos (o incluso en una devolución, dependiendo de nuestra situación particular).

Por otro lado, a diferencia de otras alternativas, un plan personal de retiro permite crear un portafolio de inversión diversificado a la medida, de la mano de un asesor experimentado. En Principal contamos con una amplia gama de fondos que te permiten maximizar tus rendimientos en el largo plazo, manteniendo un nivel adecuado de riesgo según tu perfil como inversionista.

Es importante tomar en cuenta que las aportaciones deben permanecer dentro de ese plan hasta la edad del retiro (65 años cumplidos). Sí se pueden retirar antes, pero tendríamos que pagar impuestos sobre ese dinero, ya que se considera un ingreso acumulable3. La razón es muy sencilla: en el momento en que hicimos nuestra aportación, en nuestra declaración anual la descontamos de nuestro ingreso gravable para pagar menos impuestos. Al sacar el dinero del plan, somos responsables entonces de pagar ese impuesto. De hecho, las instituciones financieras están obligadas a retener, de manera provisional, un 20% sobre el monto dispuesto, el cual se puede acreditar en la declaración anual. 

Ahora bien, si cumplimos los requisitos de permanencia, una vez llegada la edad de retiro podemos gozar de un beneficio fiscal adicional. Podemos ir disponiendo de nuestros recursos a medida que los vayamos necesitando, sin retención alguna. En tu declaración anual debes considerar ese dinero como parte de tu pensión, la cual está sujeta a una exención de 90 salarios mínimos generales elevados al año4, es decir $2,629,314 pesos que están totalmente libres del pago de impuestos. Por el excedente, si lo hay, entonces sí se tendrá que pagar impuestos.

Como puedes ver, un plan personal de retiro (PPR) tiene muchos beneficios que  te permiten crear y consolidar un patrimonio con el tiempo para que puedas gozar tus años dorados de la mejor manera posible.

 

Referencias
1 Artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo
2 Estudio de la OCDE de los sistemas de pensiones, México, 2016
Artículo 151 Fracción V de la Ley del Impuesto sobre la Renta.
Artículo 171 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

 

 
Compartir: