Suscríbete al Boletín Principal

E-mail:*
Todos los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

Abril

Lo que debes saber sobre el reparto de utilidades

ImgWebsite-EF-0418

En México los trabajadores tienen derecho de recibir una parte de las utilidades generadas por la empresa donde laboran1. Se reparte el 10% sobre la renta gravable2 que haya manifestado la empresa en su declaración anual.

Es importante entenderlo, ya que algunas veces los trabajadores saben que la empresa ganó dinero y alcanzó sus objetivos, pero cuando llega el momento, resulta que no hay utilidades porque se hicieron nuevas inversiones en el negocio (la renta gravable fue cero).

El cálculo de lo que le toca a cada trabajador se hace de la siguiente manera: la utilidad a repartir por la empresa se divide en dos partes iguales. La primera se reparte por igual en proporción al número de días trabajados por cada uno en el año, independientemente de su salario. La segunda se reparte en proporción a los salarios devengados durante el año (sin considerar gratificaciones, prestaciones o sumas por trabajo extraordinario).3

Estas cantidades deben pagarse dentro de los sesenta días siguientes a la fecha en que el patrón presentó su declaración anual4. Por eso las personas morales suelen entregarlas en mayo y las físicas en junio.

Es importante saber que no todas las empresas tienen que pagar utilidades, ya que la Ley contempla algunas excepciones5. Entre ellas están las de nueva creación durante el primer año de funcionamiento, las mineras nuevas durante el periodo de exploración, las instituciones de asistencia privada sin fines de lucro, además de empresas cuyo anual declarado para el impuesto sobre la renta no sea mayor a 300,000 pesos, entre otras.

Por otro lado, hay algunos trabajadores que no tienen derecho a recibirlas6, como por ejemplo los socios y accionistas de la empresa, los directores, administradores o gerentes generales. Tampoco las reciben los profesionales que prestan sus servicios por honorarios (sin que exista relación de trabajo subordinado), los trabajadores domésticos así como los eventuales (contratados por obra o por tiempo determinado) que hayan laborado menos de 60 días en total en la empresa.

Además, recuerda que para cobrarlas, los trabajadores en activo tienen un plazo de un año a partir del día siguiente en que se genere la obligación para la empresa. Para los ex trabajadores, el término de un año comienza a partir del día siguiente en que deban pagarse las utilidades7

Una duda muy frecuente es: ¿Cómo se puede saber si mi empresa generó utilidades y si el cálculo es correcto? La Ley establece8 que en cada empresa se debe integrarse una Comisión Mixta de Reparto de Utilidades, con representantes de los trabajadores. Además, el patrón tiene la obligación de entregar una copia de su Declaración Anual en la que se menciona si hubo utilidades y la cantidad a repartir9.

El papel de esta Comisión Mixta es elaborar el proyecto que determine el reparto individual de cada trabajador conforme a la Ley. También debe fijar ese proyecto en cada uno de los establecimientos que formen parte integrante de la empresa, para que todos los trabajadores puedan conocerlo y en su caso hacer observaciones. Si detectas alguna irregularidad, puedes pedir orientación en la Procuraduría de la Defensa del Trabajo (PROFEDET).

El reparto de utilidades representa un ingreso adicional y con ello, una nueva oportunidad de ahorro para incrementar tu patrimonio o para alcanzar alguna de tus metas. Recuerda que en Principal podemos ayudarte a encontrar la opción ideal para tus necesidades.

 

Referencias
1 Artículo 117 de la Ley Federal del Trabajo.
La renta gravable se calcula como los ingresos acumulables, menos las cantidades que no hayan sido deducibles en términos de la fracción XXX del Artículo 28 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, menos las deducciones autorizadas.
Artículo 123 y 124 de la Ley Federal del Trabajo.
Artículo 122 de la Ley Federal del Trabajo.
Artículo 126 de la Ley Federal del Trabajo, así como resolución emitida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social el 19 de diciembre de 1996.
Artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo.
Artículo 516 de la Ley Federal del Trabajo.
Artículo 125 de la Ley Federal del Trabajo.
Artículo 121 de la Ley Federal del Trabajo.

 

 
Compartir:
  

Tu retiro no depende de nadie más que de ti

ImgWebsite-IA-0418

Muchas personas no saben que las contribuciones obligatorias para el retiro en México son de las más bajas del mundo e incluso en América Latina: representan tan sólo el 6.5% del salario del trabajador, por debajo de países como El Salvador (13%), Colombia (16%), Chile (10%) o Suecia (17.2%)1.

Dado este nivel tan bajo de ahorro, la CONSAR ha advertido que un trabajador con ingreso promedio mayor a 5 salarios mínimos, puede aspirar a una pensión promedio de apenas el 41% de su último salario, siempre que haya cotizado durante toda su vida. A medida que aumentan los ingresos, este porcentaje, conocido como tasa de reemplazo, baja de manera considerable. En contraste, la OCDE2 estima que una tasa de contribución del 6.5% como la que se tiene en México, en el mejor de los casos, puede llevar a una tasa de reemplazo de apenas el 26% para el trabajador promedio.

Pero además hay que tomar en cuenta una realidad laboral en nuestro país: muchísimos trabajadores se mueven entre el sector formal e informal de la economía. Esto significa que no cotizan al sistema de ahorro para el retiro durante toda su vida laboral, lo cual reduce aún más el ahorro para el retiro que se acumulará en su Afore, y con ello, su pensión. Los datos de CONSAR indican que un trabajador promedio de la generación Afore (aquellos que empezaron a cotizar a partir de 1997), obtendrá una pensión correspondiente a tan sólo el 42.6% de su último salario (a esto se le llama densidad de cotización)3.

Por ello es tan importante hacer ahorro voluntario que complemente a las contribuciones obligatorias. Entender que tenemos que hacernos cargo de nuestro propio retiro, que alcanzar la pensión que queremos lograr no depende de nadie más que de nosotros mismos.

Las autoridades y las Afores han hecho, juntos, una buena labor para tratar de concientizar a la población sobre ello. En el mes de febrero, 21 millones de trabajadores recibieron junto a su estado de cuenta, un cálculo personalizado de su futura pensión, diseñado con el apoyo especializado de Ideas 42: una firma especializada en economía del comportamiento.

Este cálculo incluye tres proyecciones adicionales de pensión, con escenarios distintos de ahorro voluntario. Es importante ya que te permite entender, de una manera sencilla e intuitiva, cuánto deberías ahorrar de manera adicional para poder alcanzar la pensión que deseas. Además de que te dice cómo hacerlo: domiciliación, patrón, tiendas de conveniencia o a través de internet.

Se han hecho muchos otros esfuerzos que permiten incentivar el ahorro voluntario y además hacerlo de manera automática, a través de aplicaciones desarrolladas en asociación con la CONSAR, como Afore Móvil o Millas para el Retiro.

Finalmente, recuerda que en Principal contamos con una herramienta de la Carpeta Previsional que permite a nuestros clientes tener toda la información que necesitan para su retiro: historia laboral, un estimado de pensión futura y cómo incrementarla, además de información importante como conservación de derechos y seguros.

Alcanzar ese retiro con la calidad de vida que sueñas, está a tu alcance. Recuerda: no depende de nadie más que de ti.

 

Referencias
CONSAR, Diagnóstico del Sistema de Pensiones, 2015.
Estudio de la OCDE sobre los sistemas de pensiones: México.
Densidad de cotización: el total de años cotizados al SAR como proporción del total de años laborados.

 

 
Compartir: